Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Diferencia entre perdón y reconciliación

Posted by Celia en 24 \24UTC abril, 2008

    El presidente del gobierno a nombrado su nuevo consejo de ministros asignandoles a cada uno un ministerio. Pero es Dios, quien nos ha encargado a nosotros, sus hijos, el ministerio de la reconciliación. 2Corintios 5:18-19. Somos sus embajadores, que rogamos a los hombres que se reconcilien con Dios y crean que la muerte de su Hijo es el único remedio para su pecado. Ahora, ¿ cómo podran reconciliarse con Dios los que pretenden ” no haber hecho núnca nada malo” ?.

    Este es un punto importante, porque muchas personas tienen un problema para saber diferenciar entre perdón y reconciliación. Piensan que si no se entregan de nuevo a la persona no han perdonado. Del mismo modo, otras personas tienen miedo a perdonar porque equiparan el perdón con dejar de lado, una vez más, sus límites y entregarle el poder a su enemigo para ser lastimadas de nuevo.

    La Biblia tiene dos principios claros: 1. Necesitamos perdonar siempre; pero 2. no siempre logramos la reconciliación. El perdón surge del corazón; liberamos a la persona de la deuda que tenía con nosotros, no la condenamos, no usamos el daño que nos han hecho en contra de esa persona. Se necesita solo uno para perdonar: yo. El que me ha ofendido no necesita pedirme perdón para que yo lo perdone, es la gracia obrando en mi corazón la que me lleva a perdonar.

    Esto nos conduce al segundo principio: no siempre logramos la reconciliación. Dios perdonó al mundo, pero no todo el mundo está reconciliado con El. Aunque puede haber perdonado a todos, no todas las personas han admitido su pecado y aceptado su perdón. Basta una persona para perdonar; pero se precisan dos para reconciliarse.

    No te entregues abiertamente a alguien hasta que hayas visto que verdaderamente ha reconocido su parte de problema. En varias ocasiones las Escrituras mencionan la necesidad de mantener límites con el otro hasta que reconzca lo que ha hecho y produzca ” frutos que demuestren arrepentimeinto”. Mateo 3:8. El verdadero arrepentimiento es más que decir ” lo siento”; es cambiar de rumbo y no seguir incidiendo en lo mismo.

    Necesitamos comunicar que aunque hemos perdonado, precisamos tiempo y ver un cambio para volver a confiar en la otra persona. Nuestro modelo es Dios. El ha provisto el perdón para todos. Pero cada uno debe decidir si reconocerá su pecado y se arrepentirá para que Dios se manifiente a él. No debemos pensar que porque hemos perdonado tenemos que reconciliarnos, solo tenemos que hacerlo cuando la otra persona controle su comportamiento y produzca frutos que prueben que es digna de confianza.

    Es difícil cuando es alguien a quien quieres, ¿ verdad ?. Y además de ofenderte, te das cuenta que no valora tu amistad. Duele ver que no reconoce lo que ha hecho y te pasa la pelota diciendo que la culpa la tienes tu que te lo has tomado así, sin aclarate nada más. Pero el primer paso para que otros te respeten y valoren es hacerlo tu. Y abrir la puerta a la reconciliación. pero ya sabes, eso es cosa de dos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores

%d personas les gusta esto: