Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

LA ADICCIÓN Y LOS IDOLOS

Posted by Celia en 5 octubre, 2006

    Esta semana leíamos en el periódico que: ” Casi 29000 jóvenes fuman porros a diario y 6000 consumen cocaína. Un estudio del Ministerio de Sanidad constata el aumento del consumo de drogas en España entre jóvenes de 14 a 18 años, especialmente el de cocaína, que se ha multiplicado por cuatro en los últimos años. ”

    El número de adicciones aumenta cada vez más, especialmente entre los jóvenes , drogas, alcohol, sexo, comida, móvil, internet, moda, deporte…., en una sociedad que es cada vez más materialista, individualista y edonista.

    Las adicciones a menudo comienzan como una búsqueda de placer, porque aborrecemos el sentirnos culpables, desconectados, vacíos, solos. Anhelamos aceptación y amor. Nuestras adicciones proveen un remedio que nos ayuda a olvidar el dolor. Pero al poco tiempo descubrimos que las adicciones multiplican el dolor. No obstante, el usar nuestra adicción y la vergüenza que resulta de ella para no sentir nada parece preferible a cargar con las tristezas de la vida. Al final, nos convertimos sin darnos cuenta, en esclavos de nuestros propios deseos. Queremos a nuestra adicción más de lo que queremos parar. Creemos que necesitamos y merecemos el alivio y el poder que nos da la misma, acabando atrapados en un ciclo adictivo.

    La adicción involucra nuestro ser interior espiritual. Tenemos necesidades que no se pueden satisfacer con comida, alcohol, drogas, ni trabajo. Las obsesiones físicas no pueden satisfacer nuestros profundos anhelos de valor, seguridad y significado.

    Yo pienso que los cristianos también somos vulnerables a caer en adicciones. El filósofo y teólogo Agustín tenía razón cuando dijo que: ” hay un vacío en todos nosotros del tamaño de Dios, y que nuestros corazones no hallan descanso hasta que encontramos descanso en El”. A los cristianos se nos va vaciando el tanque espiritual con el desgaste del vivir diario; que si no lo llenamos de Dios, del Espiritu Santo, acabamos siendo presa fácil de caer en cualquier pecado o adicción, como los que no conocen a Dios. En el libro de Efesios 5:18, dice: ” No os embriaguéis con vino, drogas, comida, internet, …, antes bien sed llenos del Espiritu Santo “.

    Si no estamos adorando a un Dios bueno que nos ama, entonces terminaremos adorando a nuestros propios deseos hasta que nos consuman. La adicción se convierte en un ídolo.

    Viene a mi mente el versículo que dice: ” Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás ” Mateo 4:10, junto con el que dice: ” el que piensa estar firme mire que no caiga” 1 Corintios 10:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: