Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Las rebajas

Posted by Celia en 18 enero, 2007

    Me encanta ir a las rebajas, como a la mayoría de las mujeres, aunque cada vez son más los hombres que salen a hacer compras. Muchas veces vamos a la tienda a ver que encontramos, sin una idea clara de lo que queremos, en busca de algún chollo y al final acabamos comprando aquello que no necesitamos con el dinero que no tenemos.

    Como administradores que somos de los recursos que Dios nos da; pienso que debemos aprovechar las rebajas para comprar aquellas cosas que necesitamos  a un precio más bajo. Pero debemos tener en cuenta el concepto  de gastar o invertir. ¿ Cuál es la diferencia en términos de producción ?. Un gasto es irrecuperable, mientras que una inversión produce ganancias.

    A veces comprar barato es caro, porque a la hora de escoger un producto no se ha tenido en cuenta la calidad, no estoy hablando de la marca sino de la calidad; porque con las marcas muchas veces estamos pagando la publicidad de las mismas. Pero los productos de calidad pueden durar más tiempo y en mejor estado, aunque tengamos que pagar un poquito más, a la larga estamos invirtiendo y ahorranda más.

    Es muy importante planificar nuestras compras:

1. Hacer un presupuesto para gastar en las rebajas, incluyendo una pequeña cantidad para un caprichito.

2. Procurar no salirnos de lo que hemos presupuestado y evitar a toda costa el uso de las tarjetas de crédito, que son un enorme negocio para los bancos, porque tienen intereses altísimos.

3. Hacer una lista de lo que necesitamos.

4. Buscar y comparar precios.

5. Tener cuidado con la publicidad engañosa.

6. Pedir siempre el tique para poder reclamar o cambiar.

    Debemos recordar que influimos más de lo que pensamos en los que nos rodean, especialmente en los hijos. Por eso debemos invertir en valores a la hora de manejar nuestro tiempo, posesiones o dinero y talentos. Además núnca ten dremos suficiente dinero para estar satisfechos, por eso debemos desarrollar un espíritu de contentamiento, 1 Timoteo 6:6-8. Siendo agradecidos a Dios, porque si lo pensamos bien, tenemos mucho más de lo que necesitamos. Y la gratitud nos libra de la avaricia y la codicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: