Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Proyecto de vida en común

Posted by Celia en 9 marzo, 2007

    Antes de emprender un viaje, fijamos nuestro destino y planificamos la mejor ruta. Pero muchas veces nos metemos en una relación de pareja o matrimonio, sin planificar la ruta y mucho menos el destino.

    Cada persona debe definir su proyecto de vida, que incluye lo que uno quiere ser ( carácter ) y hacer ( aportaciones y logros ). Pero cuando uno decide unir su vida a la de otra persona, es necesario redefinir su proyecto de vida y ver como encaja con el de su compañero/a. Y juntos iniciar un nuevo proyecto de vida en común; en el que se decide que tipo de familia quieren formar y que logros quieren alcanzar. Para eso ambos, tendrán que hacer algún tipo de renuncia o sacrificio para alcanzar aquello que se han propuesto, porque juntos, así lo han decidido.

    Lo que no veo normal es que sea solo la mujer la que renuncie a sus ilusiones, sueños y a su puesto de trabajo por la familia ( que le es lícito hacerlo, si así lo decide la pareja ) y el hombre no haga ningún cambio. Es decir, el llega cansado del trabajo, cena, se sienta a leer el periódico o ver la televisión y se va a la cama a esperar a su mujercita. Y en el mejor de los casos dice que, “ayuda a su mujer a fregar los platos”, como si los platos los hubiera ensuciado ella sola. El que decide formar una familia debe pensar que además del sueldo para vivir, esta empresa, se compone de otras muchas áreas que una mujer no debe atender sola. Porque al final llevará una carga demasiado pesada para ella y todos sufrirán las consecuencias.

    El complejo mundo de la familia necesita de lo femenino y lo masculino. Por eso Dios creó al hombre, varón y hembra, para enriquecerse mutuamente y complementarse.

    Creo que ya es hora de que dejemos a un lado la lucha de los sexos y aprendamos a apreciar y disfrutar de las cualidades únicas que nos diferencian y a su vez nos complementan. Además nos necesitamos unos a otros, aunque nos empeñemos en demostrar lo contrario. Es hora que cese el maltrato de la mujer, la violencia de genero, porque el que maltrata a su esposa, a su propia carne maltrata, como dijo Dios en Génesis 2:24, ” dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán UNA SOLA CARNE”.

    Planifiquemos juntos, todos los miembros de la familia nuestro proyecto en común. En el, podemos incluir : el amor, el respeto, el orden, la independencia responsable, la cooperación, satisfacer las necesidades del otro, el desarrollo de talentos, servir a los demás. Lo que creemos que es realmente importante. Trazando un plan de acción en el cada uno sabe cual es su parte y asume llevarla a cabo porque ama a su familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: