Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Recuerdos, recuerdos.

Posted by Celia en 21 mayo, 2007

    He visto un anuncio en televisión que dice: la moda pasa, la fiesta se acaba y quedan los recuerdos.

    Los recuerdos crean una sensación de añoranza y unen el pasado con el presente. Cuando yo era pequeña vivía en un pueblecito de la provincia de Guadalajara y tenía una vecina que en las tardes de primavera se sentaba a la puerta de su casa. Cuando venía del colegio, me sentaba en sus rodillas y me contaba cuentos y muchas historias, algunas reales, otras eran de esas que se transmiten de generación en generación y que al final no sabes si son verdad o no. Pero me hacían reir y aprender.

    Hay recuerdos preciosos que cada vez que volvemos a ellos acarician nuestro corazón. Pero tristemente los recuerdos más difíciles de olvidar son aquellos que nos han hecho daño, nos han marcado de una forma u otra. Los recuerdos negativos no es solamente algo del pasado que se mantiene archivado en la memoria. Sino que afecta al presente mediente pensamientos, conceptos y actitudes que alteran y condiconan nuestra conducta. El pecado, ya sea el que cometemos o el que cometen en contra de nosotros, deforma y deja cicatrices en nosotros. La restauración viene cuando somos transformados por la Palabra de Dios, por Cristo. Lo he vivido en mi propia vida, la sanidad comienza con la confianza en Dios.

    La vida cristiana es una nueva manera de pensar. Y es allí donde viene la sanidad. Cuando conoces la Palabra de Dios, obtienes una nueva perspectiva sobre el dolor y el sufrimiento, la perspectiva de Dios. Si nos sometemos a Dios, poniendo todo sobre el altar, somos transformados por medio de la renovación de nuestra mente, entonces le permitimos a Dios tratar con nuestro pasado dándole una perspectiva diferente. Es lo que le ocurrió al José del que habla la Biblia, sus hermanos lo vendieron a Egipto, por envidia y al final cuando se volvió a encontrar con sus hermanos pudo decir: ” Vosotros pensasteis mal contra mi, más Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo”. Génesis 50:20. José pudo confiar en la providencia divina.

    Es muy importante crear recuerdos positivos para nuestros hijos, familia y amigos. Si, sembrar buenos recuerdos que fortalecen nuestras relaciones y nuestra confianza en el futuro. Enriquecen nuestra vida y la llenan de signifiacado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: