Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Un deporte nacional

Posted by Celia en 22 septiembre, 2007

    ” Criticar al jefe o a la empresa no es un delito: ¡ es un de`porte nacional !, decía el periódico Que!.

    Criticar es juzgar, opinar sobre un asunto, murmurar, a su vez, es ese hablar entre dientes manifestando queja o disgusto por alguna cosa, hablar con otro en prejuicio del ausente, esta actitud suele hacer daño, no solo a la persona criticada sino a quien la hace.

    Creo que todos, en un momento u otro caemos en criticar  a alguien. Es cierto que muchas veces no estamos de acuerdo con otros por su forma de ver y vivir la vida, su comportamiento ya sea con nosotros o con otros y manifestamos nuestro disgusto a través de la crítica.

    En ocasiones al murmurar manifestamos odio, pesamos mal del otro, ponemos en tela de juicio sus motivaciones. Hay un refran en España que dice: ” Piensa mal y acertarás “, creo que generalmente pensar así, nos hace mucho mal. Ayer mismo estuve con una amiga que la notaba un poco molesta conmigo y le pregunté que ocurría y todo era que ella había mal interpretado la forma de decirle una cosa y había pensado mal de mi, juzgandome y eso le estaba haciendo daño. Yo era totalmente ajena a sus pensamientos y para nada tenian que ver con mis intenciones, solamente yo notaba que no estaba igual conmigo. Por eso pienso que es de suma importancia aclarar lo antes posible los malos entendidos, porque lo que en principio no es nada, se puede liar y al final se convierte en una madeja , con nudos difíciles de deshacer.

    ¿ Por qué criticamos ?, hay muchos motivos: nos  creemos mejores que otros, pensamos que nuestras razones o motivaciones son las correctas, porque no amamos lo suficiente a la otra persona, por falta de valentía de decir las cosas a la cara, por nuestros propios prejuicios, miedos, heridas, por falta de confianza con la otra persona…

    Yo pienso que todo se puede decir en esta vida, siempre y cuando se haga con respeto, educación, buenas palabras, cuidando el tono, y con amor. Por eso antes de hacer una crítica deberíamos examinarnos  y ver cuales son nuestras motivaciones y los sentimientos que albergamos en nuestro corazón hacia el otro. Es cierto que muchas veces necesitamos desahogarnos y tenemos miedo de decirselo a la persona implicada por no ofenderle o hacerle daño; en ese caso debemos elegir muy bien a quien se lo contamos porque puede convertirse en un chisme y hacer un daño mayor al que pretendiamos evitar. En un sentido puede ayudarnos el recibir otro punto de vista y también cuando contamos algo ” en caliente” soltamos cosa de las que luego podemos arrepentirnos, porque están afectadas por nuestras emociones. Cundo lo hablamos por segunda vez, ya lo hacemos con más calma y usando la razón. Por eso, es mi consejo que en primer lugar llevemos todos nuestros disgustos, contratiempos, etc… a Dios en oración, porque El no se lo va a contar a nadie más. Además Dios nos dará la perspectiva correcta del asunto.

    Por otro lado está la crítica positiva, buena, la que se hace buscando el bien del otro, con intención de ayudarle a mejorar. Este tipo de crítica es de agradecer, pero es cierto que hay que coger el momento oportuno para hacerla y las palabras adecuadas, porque a nadie nos gusta que nos digan que estamos haciendo mal las cosas.

    El problema para mi, es cuando la crítica se convierte en ” un deporte”, un pasa tiempo y en ese caso considero que es un pecado, porque lo que estamos buscando y  pensando siempre es lo negativo, desprestigiar al prójimo y aunque no nos demos cuenta estamos causando gran daño a otra persona y a nosotros mismos.

    Dios nos dice que: ” todo lo verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable; si hay  virtud alguna,si algo digno de alabanza, esn esto pensad “. Filipenses 4:8. Si estos pensamientos controlan nuestra mente, seguro que nuestras palabras serviran para edificarnos unos a otros, porque la crítica constructiva es todo un arte.

   

   

Una respuesta to “Un deporte nacional”

  1. ricardo said

    Hola, Celia
    Simplemente me gustaría añadir a tu pensamiento sobre la crítica, que hay personas a las que no se puede decir una crítica a la cara, incluso hermanos importantes en la fe.No la aceptan y se van a volver contra ti. A mi me ha pasado dentro de la iglesia y me dejó hecho polvo (me acusaba de querer sacar trapos sucios, etc) .Por eso , en ocasiones,paso por completo de decir una crítica a la cara y comentando el agravio con otros me desahogo y no me lo guardo.

    Muchas gracias por compartir tus pensamientos y ten un buen día.

    Ricardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: