Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Continuo proceso de cambio

Posted by Celia en 12 noviembre, 2007

    Vivimos en un mundo que está en constante cambio, en el que es difícil estar a la última, porque lo que hoy es mañana será otra cosa. Si tienes un ordenador, camara fotográfica, coche, que se yo,… mañana aparecerá otra, con alguna función diferente. Se están produciendo cambios sociales, políticos y demagráficos. El cambio tecnológico caracteriza la economía actual y evoluciona a un rítmo vertiginoso.

    Si alguna competencia resulta necesaria en nuestro tiempo es la capacidad de adaptación. Las personas que destacan en esta competencia disfrutan de los cambios y saben sacar provecho de la innovación. Pero por lo general, el hombre es un animal de costumbres, de hábitos, tradiciones, ahí radica la resistencia al cambio.

    Hay personas que desean y a la vez temen el cambio. Algunos tememos no estar a la altura de las circunstancias, tenemos miedo a fallar, al fracaso.. Muchas veces el perfeccionismo nos paraliza. Nos olvidamos que el fracaso es un requisito más para el éxito, es una condición natural y hasta desable para adquirir experiencia. Por ejemplo, para aprender a montar en bicicleta todos hemos tenido que caernos unas cuantas veces, es con la práctica que aprendemos a mantener el equilibrio.

    El cambio genera cierta inseguridad, ansiedad y el estrés nos hace estar alerta. La adaptación requiere un tiempo. Lo bueno es que tenemos que estar reciclando nuestros conocimientos constantemente, núnca dejamos de aprender. Eso nos ayuda a ser más humildes y no tener un concepto más elevado de nosotros mismos que el que debemos tener. A depender más de Dios que núnca cambia, El es el mismo ayer, hoy y por siempre, Hebreos 13:8. Su gracia es la misma, Dios no necesita cambiar, porque es perfecto; nosotros necesitamos cambiar, estamos en proceso de ser transformados. Hace poco me encotré con un conocido al que hacía 18 años que no veía y me dijo: ” ¡ no has cambiado nada ! “. No sabía si sentirme alagada u ofendida. Porque si uno cambia en la dirección adecuada, implica crecimiento, enriquecimiento personal, madurez.

    Tener a Dios en nuestra vida nos da estabilidad, es un norte, un referente para nosotros en un mundo que se mueve bajo nuestros pies, que no deja de cambiar. Por fe, damos el primer paso y esperamos confiadamente adquirir los recursos necesarios para dar los siguientes. Las metas se alcanzan poco a poco y los pequeños éxitos y logros nos servirán de ánimo para seguir adelante. Confiando en Dios que nos capacita y da la victoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: