Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 24 abril 2008

Diferencia entre perdón y reconciliación

Posted by Celia en 24 abril, 2008

    El presidente del gobierno a nombrado su nuevo consejo de ministros asignandoles a cada uno un ministerio. Pero es Dios, quien nos ha encargado a nosotros, sus hijos, el ministerio de la reconciliación. 2Corintios 5:18-19. Somos sus embajadores, que rogamos a los hombres que se reconcilien con Dios y crean que la muerte de su Hijo es el único remedio para su pecado. Ahora, ¿ cómo podran reconciliarse con Dios los que pretenden ” no haber hecho núnca nada malo” ?.

    Este es un punto importante, porque muchas personas tienen un problema para saber diferenciar entre perdón y reconciliación. Piensan que si no se entregan de nuevo a la persona no han perdonado. Del mismo modo, otras personas tienen miedo a perdonar porque equiparan el perdón con dejar de lado, una vez más, sus límites y entregarle el poder a su enemigo para ser lastimadas de nuevo.

    La Biblia tiene dos principios claros: 1. Necesitamos perdonar siempre; pero 2. no siempre logramos la reconciliación. El perdón surge del corazón; liberamos a la persona de la deuda que tenía con nosotros, no la condenamos, no usamos el daño que nos han hecho en contra de esa persona. Se necesita solo uno para perdonar: yo. El que me ha ofendido no necesita pedirme perdón para que yo lo perdone, es la gracia obrando en mi corazón la que me lleva a perdonar.

    Esto nos conduce al segundo principio: no siempre logramos la reconciliación. Dios perdonó al mundo, pero no todo el mundo está reconciliado con El. Aunque puede haber perdonado a todos, no todas las personas han admitido su pecado y aceptado su perdón. Basta una persona para perdonar; pero se precisan dos para reconciliarse.

    No te entregues abiertamente a alguien hasta que hayas visto que verdaderamente ha reconocido su parte de problema. En varias ocasiones las Escrituras mencionan la necesidad de mantener límites con el otro hasta que reconzca lo que ha hecho y produzca ” frutos que demuestren arrepentimeinto”. Mateo 3:8. El verdadero arrepentimiento es más que decir ” lo siento”; es cambiar de rumbo y no seguir incidiendo en lo mismo.

    Necesitamos comunicar que aunque hemos perdonado, precisamos tiempo y ver un cambio para volver a confiar en la otra persona. Nuestro modelo es Dios. El ha provisto el perdón para todos. Pero cada uno debe decidir si reconocerá su pecado y se arrepentirá para que Dios se manifiente a él. No debemos pensar que porque hemos perdonado tenemos que reconciliarnos, solo tenemos que hacerlo cuando la otra persona controle su comportamiento y produzca frutos que prueben que es digna de confianza.

    Es difícil cuando es alguien a quien quieres, ¿ verdad ?. Y además de ofenderte, te das cuenta que no valora tu amistad. Duele ver que no reconoce lo que ha hecho y te pasa la pelota diciendo que la culpa la tienes tu que te lo has tomado así, sin aclarate nada más. Pero el primer paso para que otros te respeten y valoren es hacerlo tu. Y abrir la puerta a la reconciliación. pero ya sabes, eso es cosa de dos.

Anuncios

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

¿ Cual es la mejor situación ?

Posted by Celia en 10 abril, 2008

    Hace poco un hombre casado me ha dicho que no me case porque estoy mejor así. La encuestas revelan que la personas solteras no son ni más ni menos felices que las casadas y viceversa. Sin embargo, con frecuencia los solteros envidian a los casados y los casados a los solteros. No existe el estado ideal porque cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Todos tenemos una cuota de infelicidad en uno u otro momento de la vida. Todo el mundo tiene que enfrentar dificultades y resolver problemas.

    Hablando con otro amigo, este se lamenta de que se está haciendo mayor y no se ha casado. Todos sus amigos se han casado y aunque no a todos les ha ido bien, él piensa que es mejor querer y después perder que núnca haber querido, como dice la canción. Eso es un engaño, en primer lugar porque el querer no se limita solo al matrimonio y el divorcio deja secuelas, queramos o no reconocerlo.

    Una vez leí en un libro de Elisabeth Elliot que Dios nos dá el don de la soltería, hasta que nos da el don del matrimonio. Y algunos dones Dios nos los concede por un periodo de tiempo y otros para toda la vida.

    A veces queremos saber la voluntad de Dios para nuestra vida en este aspecto, especialmente los que estamos solteros y no nos damos cuenta que  no lo podemos saber. Tenemos que vivir un día a la vez porque Dios nos revela su voluntad de manera progresiva, según vamos dando pasos, El nos muestra el camino por el que debemos andar. Salmo 32:8. Tanto permanecer soltero como casarse debe responder a la guía de Dios, confiando en que Dios es soberano y tiene lo mejor para nosotros. El nos conoce intimamente y nos ama como nadie podrá hacerlo jamás.

    Algunos piensan que cuando se casan ya se terminan las tentaciones de la carne, pero nada hay más lejos de la realidad. Solo la firmeza y la gracia de Dios son suficientes para vencer las debilidades naturales de la carne y el que no ha aprendido a contenerse siendo soltero, encontrará grandes dificultades para hacerlo estando casado. Porque muchas veces el ser humano desea lo que no tiene.

    Si queremos ser más felices y disfrutar de una vida más plena debemos identificar las creencias erroneas que tenemos, apreciar todo lo bueno de la situación que nos toca vivir y valorar lo que somos dando gracias a Dios por todos los dones y talentos que nos a dado. También podemos trabajar aquellas áreas de nuestras vidas o nuestras relaciones que no nos gustan tanto, pero si no estamos dispuestos tampoco nos lamentemos de nuestros problemas. Por encima de todo es necesario: ” apender a contentase, cualquiera que sea nuestra situación”. Filipenses 4:11 que es una actitud del corazón y de confianza en  Dios.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

¿ Quién es el sexo débil ?

Posted by Celia en 5 abril, 2008

    Cuando escucho la palabra sexo débil para referirse a la mujer, hay algo que me molesta y supongo que es el tinte machista que encierra esa frase.

    Me pregunto: ¿ quié es el sexo débil ?. Es cierto que el hombre tiene más fuerza bruta, física; pero la mujer vive más y aguanta más el dolor. A la hora de afrontar los problemas cotidianos por lo general la mujer demuestra más tenacidad y es más luchadora. He visto a algunos hombres en muchas ocasiones, entrar en crísis y huir, no a todos, gracias a Dios.

    ¿ Quién es más fuerte, el que da rienda suelta a sus impulsos o el que sabe controlarlos ?. ¿ No es aquel que es capaz de refrenar sus instintos y pasiones, que es capaz de controlarse y no usar la fuerza bruta ?. Para mi recurrir a la violencia para resolver los problemas es un signo de debilidad.

    El ser humano encierra debilidad, fragilidad e inseguridad. Todos tenemos un mezcla única de fortalezas y debilidades, porque son dos caras de la misma moneda. Todo punto fuerte tiene su debilidad correspondiente. Por ejemplo, una persona creativa puede ser demasiado soñadora.

    La debilidad y la fortaleza son relativas, núnca absolutas y una, puede convertirse en la otra. Es importante saber utilizarlas y sacarles partido. En esto se basan por ejemlo las artes marciales, en que se aprovecha la fuerza o fortaleza del contrario para vencerlo. El deportista se enfrenta a grandes fuerzas de la naturaleza como el viento en el surfing o la vela y es capaz de utilizarla en su provecho. En la vida también la debilidad puede convertirse en fuerza, si se dan las condiciones para que esto suceda. Dicen que los grades árboles crecen más fuertes en los lugares donde hay grandes vientos. Por medio de nuestra inteligencia podemos transformar la debilidad en fortaleza.

    A veces tenemos que enfrentarnos a grades gigantes en la vida. Pero podemos vencerlos en el nombre de Dios y confiando en El, al igual que hizo David con Goliat. 1 Samuel 17: 45 – 47.  Es decir cuando el cristiano deja de confiar en sus fuerzas reconociendo su debilidad y confia en Dios, entonces y solo en ese momento fluye  a través de él, el poder de Cristo. 

    ” Bastate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades para que repose sobre mi el poder de Cristo”. 2 Corintios 12:9.

    ¿ Quién es el sexo débil ?. Depende de la persona, del aspecto que se considere, de como se mida y del momento. Lo más importante es que repose sobre mi el poder de Cristo y la mejor manera de vencer es con el amor. ” No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal”. Romanos 12:21. Por que solo de esta manera puedes desarmar a tu enemigo. 

Posted in Uncategorized | 1 Comment »