Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Crísis en la amistad

Posted by Celia en 7 mayo, 2008

    Cuando escuchamos la palabra crísis nos asustamos y nos da cierto vertigo emocional. Pero una crísis es un momento decisivo, porque cuando nos encontramos con dificultades, problemas y las cosas se complican, es en ese momento que se pone de manifiesto como es realmente esa amistad. Y si decides que merece la pena continuar con la relación ya tienes un conocimiento real de como ese amigo.

    El sufrimiento nos dirige a mirar dentro, a evaluar, valorar y Dios lo utiliza para hacernos crecer. Si somos capaces de superar la crísis o decidimos de forma altruista superarla, vamos a salir fortalecidos. Hay momentos en los que de forma incondicional y por el bien tu amigo decides amarlo y seguir adelante con la amistad. Pero, ya sabes con que tipo de persona estás tratando y lo que puedes o no esperar de ella. Las crísis te ayudan a ver quién son tus verdaderos amigos.

    Si nos sentimos dolidos, eso es una señal de que algo anda mal, de que hay un problema y tenemos que darle una atención especial. Si el dolor ha sido causado por tu amigo, es una oportunidad para aclarar las cosas y pedir perdón. Pero si no es capaz de hacerlo, te ayudará a descubrir que donde tu creías que había una amistad, pués no hay nada.

    Si el dolor que sufres es ajeno a vuestra relación, el verdadero amigo acudirá a tu lado como la sangre acude a la herida ( 1 Corintios 12:26) , y será como el oxígeno fresco que te ayuda a respirar en medio de la presión que estás sufriendo. Pero, si tu amigo está muy ocupado para atenderte en esos momentos, es porque su corazón no late por ti. ” En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”. Proverbios 17:17.

    Es verdad que todos en un momento u otro fallamos y vamos a fallar, nadie está libre de hacerlo; pero hay que mirar el fondo, las actitudes, el corazón. Porque muchas veces lo que más nos hiere no es lo que sucede sino su respuesta ante lo que sucede. Es importante reconocer nuestros errores, tratar de corregirlos y aprender de ellos. Son nuestra experiencias más difíciles las que se convierten en el crisol donde se moldea el carácter y se desarrollan las fuerzas internas que nos capacitan para abordar circunstancias difíciles en el futuro. Como dice en Proverbios 27:17; ” Hierro co hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo”.

    Las amistades íntimas son joyas valiosas, difícil de encontrar y por eso, debemos pulirlas, trabajarlas, valorarlas y cuidarlas como un regalo de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: