Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Somos un producto

Posted by Celia en 18 mayo, 2008

    En una entrevista que hace poco le han hecho a Risto Mejide dijo: ” Soy un producto con fecha de caducidad”.

     Somos producto de nuestros genes,de la  educación que hemos recibido, de nuestra cultura, las decisiones que tomamos, de experiencias vividas, de nuestros pensamientos, de nuestros errores y aciertos… Muchas cosas las hemos aprendido, elegido y son suceptibles de cambio, pero otras nos han sido dadas, han venido de forma imprevista y por accidente, si hubieramos podido las habriamos evitado. Pero cada una de ellas nos han formado o deformado y el resultado es lo que somos.

    A veces pensamos que el tiempo perdido no se puede recuperar y es cierto, pero si podemos aprovechar bien el tiempo que nos resta. Si pensamos donde queremos llegar en la vida, podemos decidir que camino vamos a escoger y trabajar en las distintas áreas, fisica, mental, emocional y espiritualmente para conseguira aquello que nos hemos propuesto. Algunos dirán que lo han intentado todo, pero aun así no han llegado donde pretendian. ¿ No será que han cogido el camino equivocado?. Jesucristo dijo: ” Yo soy el camino”, pero también puede ser que Dios en su misericordia nos esté evitando males mayores.

    Hay muchas personas que dicen:  Si volviera a nacer… haria lo mismo, otras prefieren pensar que todo sería diferente. Pero lo que muchos desconocen es que pueden volver a nacer en Cristo, espiritualmente. ” Si alguno está en Cristo, nueva criatura es”. 2 Corintios 5:17. Cuando nos ponemos en manos del alfarero, el puede danos forma; ” He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel”. Jeremias 18:6. Cuando nos dejamos moldear en las manos de nuestro Creador, El nos transforma de acuerdo a su voluntad.

    Deepak Chopra dijo: ” puedes cambiar tu mundo, incluido tu cuerpo, simplemente cambiando tu percepción”. Ojalá fuera tan sencillo, muchas veces en mi vida he pensado: ” no puedo cambiar, soy un caso perdido” y es verdad. Algunos tratan de hacernos creer otra cosa, pero en nuestras fuerzas no podemos cambiar, pero en Dios hay esperanza, si le dejamos obrar en nuestras vidas mediante la fe.

    Un producto con fecha de caducidad. Nuestro cuerpo se va desgastando, pero nuestro interior se renueva de día en día. 2 Corintios 4:16 y todo esto hasta que pasemos a ser un producto eterno y glorioso.

2 comentarios to “Somos un producto”

  1. Hola, Celia
    Muchas gracias por tu pensamiento; sólo quería hacer un comentario a lo de que “a veces pensamos que el tiempo perdido no se puede recuperar y es cierto”. Por supuesto, es verdad hasta cierto punto. Me acuerdo de aquel pasaje del profeta Joel, que dice:”Yo os restituiré los años que comieron la oruga, el pulgón, el saltón y la langosta; mi gran ejército que envié contra vosotros. 26 Comeréis hasta saciaros y alabaréis el nombre de Jehovah vuestro Dios, quien ha hecho maravillas con vosotros. Y nunca más será avergonzado mi pueblo. 27 Así sabréis que estoy en medio de Israel, que yo soy Jehovah vuestro Dios y que no hay otro. Y nunca más será avergonzado mi pueblo”.
    ¿No está hablando aquí de restitución del tiempo?
    Además recuerdo un par de casos en mi vida en el que se puede decir que el tiempo perdido me fue restituido: tardé un año y medio más de lo previsto en terminar Derecho, pero de forma extraordinaria, me libré del servicio militar. Hice Derecho y no utilizo mi carrera para nada; ¿Fueron 6 años y medio perdidos? Sorprendentemente soy el último trabajador en mi empresa con titulación superior a quien le dan un majo suplemento salarial simplemente por tener dicha titulación.
    Por supuesto, tenemos que redimir el tiempo y lo que tú dices es verdad.
    Mucho ánimo.
    Ricardo

  2. Juan Runque said

    Otra vez dando en el clavo Celia jejeje, bueno seas quien sea, primera vez que te leo y me ha gustado mucho. Tanto que me ha motivado a dar mi comentario, cosa que no acostumbro hacer por la red.
    Se me ha venido a la mente el impresionante capítulo III del envangelio de Juan donde se habla sobre volver a nacer. Nuestro amado Señor Jesucristo le expone brillantemente al sacerdote Nicodemo sobre volver a nacer. No en la carne, sino en el espíritu. En lo personal, pienso que si el tiempo de Dios es perfecto entonces no puede existir un tiempo perdido que no podamos recuperar, simplemente era la voluntad de Dios y nosotros para ese momento no habiamos estado por el camino correcto, por el camino de Dios. No consideremos que se ha perdido el tiempo. La maravillosa obra del Señor que se va tejiendo en cada ser humano se ha de moldear segun la voluntad de Dios y por supuesto, nuestro interes en estar siempre a su lado!!
    Te seguire leyendo, se ve que eres una mujer muy culta y eso me encanta… Dios te bendiga!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: