Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

El hábito hace al monje

Posted by Celia en 24 mayo, 2008

    La mujer fuma más, prueba antes el alcohol, tiene mayor tendencia al sobre peso y estos malos hábitos han propiciado que su salud haya empeorado en los últimos nueve años. Así lo dice el último estudio de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria ( Semergen ) sobre las madrileñas.

    La incorporación de la mujer al mundo laboral, comer fuera de casa y tener que conciliar cada día más cosas: vida laboral, familiar, social, canones de belleza, etc, desencadenan en cuotas más altas de estrés, ansiedad y nos llevan a desarrollar hábitos que acaban siendo perjudiciales para nuestra salud.

    Un hábito es cualquier comportamiento repetido regularmente. Por lo que desarrollamos hábitos en las diferentes áreas de la vida: trabajo, estudios, alimentación, relaciones…Dicen que los valores, ideas, sentimientos, educación, experiencias significativas definen los hábitos de cada ser humano.

    La práctica habitual de un comportamiento pasa a ser una ” segunda naturaleza”, eso significa que nos sentimos comodos con la práctica, respondemos de forma automática en ciertas situaciones y lo hacemos de forma inconsciente.En ese sentido, hace años me dí cuenta que mi forma de reaccionar ante el conflicto era algo aprendido, un hábito, no es que yo fuera así, sino que lo había aprendido de mi padre. La buena noticia, es que todo lo que se aprende, se puede desaprender, aunque esté tan arraigado dentro de ti, que ya parezca una segunda naturaleza.

    Cuando nos damos cuenta que nuestros hábitos estan afectando negativamente a nuestra salud, familia, trabajo, amigos, etc…, nos hace reaccionar. Pero es a partir de arrepentimiento ( es decir, cuando hay  un cambio del estado de la mente ) que se desarrollan los cambios en la vida. Las personas que se arrepienten, de buena gana aceptan toda la ayuda que puedan conseguir.

    Los animales que carecen de córtex cerebral responden inmediatamente con un reflejo. El hombre, hecho a la imagen de Dios es una criatura responsable de sus actos, no es como los animales. No sirve echar nuestra responsabilidad a las circunstancias, a los padres u otras personas. Debemos tomar el control de nuestra vida y felicidad.

    El cambio bíblico es un proceso de dos factores que requiere poner nuevas pautas en sustitución de las viejas. Es un despojarnos del viejo hombre con sus hechos y revestirnos del nuevo. Leer Colosenses 3:1-17. Hay una práctica o hábito apropiado para reemplazar al impropio, por eso es muy importante conocer cual es la voluntad de Dios en la Biblia. Para que el cambio ocurra es necesario que las actividades, ambiente y asociaciones esten en consonancia con el deseo de poner fin a la práctica pecaminosa.

    Las prácticas no se desarrollan automaticamente. Jotam, ” se hizo fuerte, porque preparó sus caminos delante de Jehová su Dios” 2 Crónicas 27:6. La Biblia lo dice claramente: ” ejercitate para la piedad” 1 Timoteo 4:7. La disciplina es el secreto de la piedad y eso significa trabajo, obediencia a la voluntad de Dios revelada, un esfuerzo sostenido. Pero para eso, ¿ quién es suficiente ?, nuestra competencia proviene de Dios 2 Corintios 3:5, que nos da las fuerzas y quien en definitiva obra un vedadero cambio en nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: