Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 29 julio 2008

La cara es el espejo del alma

Posted by Celia en 29 julio, 2008

    Cuantas veces hemos oido la expresión: ” La cara es el espejo del alma”. Ayer la volví a escuchar de los labios de una chica muy guapa en un programa de televisión. Es evidente que esa frase no está relacionada con lo guapa o fea que es una persona, como es sabido por todos, nos está deciendo que la cara es como un espejo que refleja como estamos interiormente, ya sea emocional, física e incluso espiritualmente. Si estamos enfermos, nos cambia el color de la cara, los gestos de dolor se manifiestan, la expresión cambia. Si no dormimos bien, se acentuan las ojeras y aparecen los signos de cansancio. Si estamos alegres, se dibuja ena sonrisa en la cara y el brillo de nuestros ojos es muy diferente a cuando estamos tristes. Tengo una amiga que me dice muchas veces que a nosotras se nos nota enseguida como estamos y que solo hay que mirarnos a la cara.

    Es que con la cara, la mirada, el gesto…., y sin abrir la boca comunicamos muchas cosas. El miercoles de la semana pasada estuve comiendo en casa de una amiga, a la hora del café, llegó su hermano y se sentó con nosotras a tomra café y a charlar. En la conversación salieron muchos temas, pero al final acabamos hablando de Dios y nuestra necesidad espiritual. Pero yo, de vez en cuando miraba la cara de mi amiga para saber si podía continuar y profundizar en el tema o debía dejarlo pasar. ¿ Por qué?, sencillamente, porque ella conoce a su hermano y sabe lo receptivo o contrario que es a hablar de ese tema y yo no quería molestarlo.

    Uno de los grandes secretos de belleza es cuidar y alimentar nuestra alma, nuestro espíritu. La Biblia dice en Proverbios 15:13 que: ” El corazón alegre hermosea el rostro…, Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate”. Hasta tal punto nos influye que afecta no solo a la cara sino también a nuestro cuerpo; ” El corazón alegre constituye un buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos”. No hay mejor forma de alimentar nuestro espíritu que de Dios, buscandole con todo nuestro corazón y recordar que siempre está a nuestro lado y eso nos hace más bell@s por dentro y por fuera, porque nuestro rostro reflejará a Cristo.

    Me pregunto: ¿ qué ven otros cuando me miran a la cara? supongo que no siempre reflejaré ni expresaré lo que me gustaría, pero si sé, que mi cara no engaña porque si hay algún talento del que carezco es el de la interpretación, no soy buena actriz. Pienso que generalmente aunque queramos, hay cosas que resulta difícil esconderlas y nos guste o no, se reflejan en nuestra cara.

Anuncios

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Estar al lado del que sufre

Posted by Celia en 17 julio, 2008

    El miercoles acompañé a una amiga a firmar su divorcio. Fué algo tan frio, en la sala mientras esperabamos para la firma intenté sacar algún tema de conversación pero no era fácil. Allí estaba yo con dos personas que habian decidido poner punto y final a su relación. Ella no queria divorciarse y estaba dispuesta a volver a intentarlo, pero a él se le había acabado la pasión, sus sentimientos hacia ella habian cambiado. Ella se sentía muy triste, abandonada, desesperada, tratando de contener las lágrimas y buscando el último resquicio donde agarrarse.

    Después de la firma fuimos a tomar un café y de sus ojos salia un torrente de lágrimas, preguntandose:  ¿ porqué ?, ¿ que he hecho mal?. su impotencia y su sensación de fracaso eran muy grandes, ” es mi segundo fracaso, no lo puedo entender”. Yo estaba a su lado e intenté ser su paño de lágrimas, darle consuelo y esperanza. Ella fué abriendome diferentes capítulos de su vida, buscaba ser comprendida, amada. Me preguntó: ” ¿ todavía soy atractiva?, ¿ quién me va a querer a mi ahora después de esto?. Todavía recordaba las palabras de su primer marido: ” nadie te va a querer con un hijo”. Hay palabras que penetran en nuestro ser como cuchillos, abrirendonos una herida difícil de cicatrizar.

    Dicen que las cargas, el dolor, entre dos se lleva mejor, ” Mejores son dos que uno…, Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante”. Eclesiastés 4:9,10. Es  muy importante que cuando el dolor es grande tenga lugar una catarsis, que podamos sacar todo lo que llevamos dentro, y después sientes el alivio de haberte quitado una carga de encima, un peso. En esos momentos en los que no eres capaz de ver la luz al final del tunel es muy bueno tener al lado a alguien que te acompañe, te aliente, te haga ver todo lo bueno que hay en ti, todas las posibilidades que tienes y que te ayude a fijar tus ojos en Cristo, en el único que te puede hacer caminar sobre las aguas, aunque la tormenta ruga a tu alrededor.

    A veces no entendemos muchas cosas que ocurren en nuestras vidas e intentamos relacionar unos hecho con otro buscando respuestas, pero aún así tenemos que confiar en Dios, ir a El, dejarnos abrazar y consolar por nuestro Padre celestial. Ella me dijo; ” no sabes las veces que le he pedido a Dios que esto no ocurriera, que no llegaramos al divorcio”. ¿ Qué podía decile yo?, no se porque Dios lo ha permitido, solo El lo sabe y quizás algún día te lo muestre a ti también. Pero confía, El te ama y tiene lo mejor para ti, ahora tienes que descubrirlo.

    Las experiencias que pasamos en la vida nos forman o nos deforman, todo depende de como las encajemos; pueden ser un peldaño más a subir o un escalón de tropiezo. ” Te haré entender y te enseñaré el camino que debes andar, sobre ti fijaré mis ojos”. Salmo 32:8. Confía en mi, nos dice Dios.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

Espera…

Posted by Celia en 13 julio, 2008

    Esperar…, nos pasamos gran parte de nuestra vida esperando. Esperamos el autobus, nuestro turno en el mercado, una llamada, las vacaciones, una pareja, la llegada de un hijo…, la lista podria ser interminable. Existen salas de espera, listas de espera, cola o fila de espera. Esta semana esperaba mi turno para el dentista en una de esas salas, en las que la gente ojea una revista, el periódico, un libro y de vez en cuando el reloj, porque a veces la espera se hace interminable. Especialmente a personas impacientes como yo que piensan que esperar es una forma de perder el tiempo. Pero parece ser que no, que en el proceso de esperar muchas cosas están ocurriendo sin darnos cuenta.

    Dicen que cuando esperamos nuestro carácter se va transformando, nuestras ideas se van gestando, nuestra voluntad se fortalece y nuestro amor se incrementa o se enfria. En la espera adquirimos paciencia, prudencia, madurez, solera…

     Para tomar decisiones importante en nuestra vida es bueno y necesario esperar, tomarse tiempo. La perspectiva que tanto la distancia como el silencio pueden dar nos permite ver todo con la razón calmada. Pero yo creo que esperar en silencio es una de las cosas más difíciles que hay. ¿ Cuantas veces hemos perdido oportunidades o cometido errores por no haber sabido esperar el momento exacto, propício para tomar decisiones?. Yo podría enumerar unos cuantos, pero no creo que sea el momento, ni la ocasión para hacerlo.

    Vivimos en la era de lo instantaneo, si un ordenador tarda más de dos segundos en abrir un archivo nos impacientamos y pensamos que tenemos que cambiarlo. Comunicaciones instantaneas, café instantaneo, dietas instantaneas…. Todo en la vida tiene un proceso diseñado por Dios, pero nosotros somos tentados a tomar un atajo, ¿ por que no dejarnos llevar por la pasión sexual ?, pero Dios ofrece la edificación fiel de una relación de amor. El acohol y las drogas ofecen un alivio rápido del sufrimiento, pero no edifican un carácter capaz de soportar. El crecimiento rápido sin raices profundas siempre será superficial y de corta duración. Echar raices profundas lleva tiempo. Dios siempre se toma tiempo, Él no tiene prisa y nunca llega tarde. Hay un proverbio que dice: ” la distancia más larga entre dos puntos es el atajo”. En muchas ocasiones tratamos de coger la ruta más corta y sin darnos cuenta acabamos en la más larga.

    Dicen que el que espera desespera, pero es que hay muchas formas de esperar. Para no desesperar tenemos que aprender a esperar en Dios. ” Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová” . Lamentaciones 3:25,26. En la espera debemos buscar a Dios en oración, pedirle dirección, sabiduría, fuerzas…, y confiar que El es soberano, nos ama y tiene lo mejor para nosotros y el momento adecuado para que las cosas ocurran. Es importante dejar a Dios actuar, por fe, no adelantarnos a El, como dice en el Salmo 46:10, ” Estad quietos, y conoced que yo soy Dios”.

    No se, si tu eres de los que espera mucho o de los que ya no espera nada. Pero tan difícil es lo uno como lo otro, porque aunque no queramos reconocerlo siempre esperamos algo.

Posted in Uncategorized | 2 Comments »

Hasta luego, nos voveremos a encontrar

Posted by Celia en 5 julio, 2008

    Uno de los peregrinos que pasó por Ligonde, La Fuente del Peregrino, me dijo: ” ¿ sabes como se dice adios en madrileño? , ¿ cómo ?, le contesté yo. ” Hasta luego”, me respondió él, porque a los amigos no se los olvida, sino que siempre están presentes.

    Cada cultura tiene su forma de despedirse. El “adieu” francés, es más dramático que el adios español y correspondería a un ” hasta nunca”, por eso, los franceses usan el ” au revoir”. En italiano ” adio”, nunca se dice porque es para cuando te despides de alguien definitivamente. Curiosamente, en ciertas zonas de Andalucia algunos cuando se cruzan en la calle, a modo de despedida dicen: “venga”. En el País Vasco dicen “agur”. En Cataluña, el “adéu” aún está de rigor. En el Camino de Santiago, se dice: ¡ buen camino !.

    Las despedidas forman parte de la existencia. Te despides de la gente que amas, de los que no amas tanto, de los paisajes, de un trabajo, una condición, de la infancia, de la juventud, en fin, vivir es un contínuo despedirse y dar la bienvenida. Hace poco le dije a mi hermana: ” nos estamos quedando sin niñas”. porque ya son unas jovencitas. La despedida nos deja cierta nostálgia. Si hay algo que no me gusta en la vida , es despedirme de las personas que quiero. Irse, no es solamente dejar lo que se ama, sino dejar un poco de tí mismo en el sitio que estuviste y más importante aún, en el corazón de las personas con las que te compartiste.

    Parece que siempre quedan cosas por decir, por compartir. Es más fácil despedirse de los amigos que se van por un tiempo, porque sabemos que volveremos a verlos. Lo más difícil es despedirse del ser que amas, ves que se aleja y no puedes detenerlo, tienes que dejarlo ir…., los ojos se llenan de lágrimas, lo único que conservas es su última mirada, su última frase: te amo…. Pasas por un proceso de duelo, porque duele, duele mucho dejar a algunas personas y que nos dejen es terrible también, aunque sepas que el cambio es para mejor.

    Cuando te despides de las personas que quieres, de tus amigos, no se si lo dijo alguien o es el título de una pelicula, pero ” nunca te vayas sin decir te quiero”, y de demostrarselo también. Pienso en lo corto que es el tiempo, en la brevedad de la vida, que nunca se cuanto tiempo van a estar mis padres a mi lado, que mis niñas, como llamo yo a mis sobrinas, se hacen jovenes, que los jovenes se hacen adultos y estos envejecen. Cada etapa de la vida es un regalo que quiero disfrutar y a la que no me quiero aferrar, porque un dia tendré que decirle adios. Pero sobre todo a las personas a las que quiero me gustaría decirles, hasta luego, hasta siempre, nos volveremos a reencontrar si no es aquí, en la eternidad.

    ” Porque, ¿ qué es vuestra vida?. Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece”. Santiago 4:14.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »