Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 29 septiembre 2008

Meditando sobre el silencio

Posted by Celia en 29 septiembre, 2008

    El silencio no existe.

    Inútil esperarlo cuando cesa la lluvia.

    Hasta las piedras cantan para quien sabe oirlas

    Y el mar, el mar se siente

    Rugir bajo las rocas, tierra adentro,

    Como se oye la sangre

    Clamar con voz callada en lo profundo.

    Imposible apagar en el recuerdo

    Un verso, unos compases, unas alas o besos sin origen

    Que a veces se rescatan de las sombras,

    Sin voluntad ninguna.

    Porque como el silencio, como la plenitud,

    El olvido no existe.

    El silencio no éxiste, porque incluso en estos instantes que me encuentro sola en casa con la música apagada y la compañía de mis pensamientos, se oye el murmullo de los niños que juegan en el patio del colegio. Cuando tenemos oportunidad buscamos escapar de nuestras ciudades que son cada vez más ruidosas y ese ruido afecta a nuestro sistema inmunológico, ya que produce estrés y este baja nuestras defensas.

    ¡ Qué bueno tener momentos de silencio, de quietud y soledad !. Es como tener un tiempo contigo mismo, encontrarte con tus pensamientos, ilusiones, miedos, anhelos…y escuchas tu corazón, en el silencio.

    Yo necesito el silencio para descansar, hacer planes, evaluar proyectos, dejar volar mi imaginación, desarrollar mi creatividad. Me encanta coger una taza de café y en el silencio de mi casa, encontrarme con Dios. En esos momentos de quietud,de sosiego, de abrir mi corazón a mi Creador, de alabanza y adoración mi corazón se llena de gozo y mi tanque emocional, espiritual se recarga.

    Necesito silencio para acariciar mis sueños, mis recuerdos, para amar y dejar fluir mis sentimientos. Y cuando abro mi albúm de recuerdos, no todos buenos, por cierto. Pero, ” así dijo, Jehová:Paraos en los caminos, y mirad y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. ” Jeremías 6:16, necesito parar, considerar y enderezar mi veredas. Para andar por la vida con una conciencia tranquila y serena que se siente complacida con la aprobación de su Padre celestial.

    El problema surge cuando “te comes el coco”, le das demasiadas vueltas a un asunto y de tanto pensar, ves cosas donde no hay y agrandas los problemas. Hay un refrán que dice: ” Piensa mal y acertarás”, pero yo creo que pensar así nos hace daño y nos causa mucha infelicidad. Es mejor seguir el consejo de Pablo en Filipenses 4:8, que nos anima a pensar en todo lo verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay alguna virtud o algo digno de alabanza, en esto debemos pensar.

    Como dijo Confucio: ” El silencio es el único amigo que jamás te traiciona”. ¿ Cuantas veces hemos dicho: esto no se lo digas a nadie ?, y luego lo hemos escuchado en boca de otra persona. Generalmente nos arrepentimos más de nuestras palabras que de nuestros silencios, por eso necesitamos sabiduría para saber cuando hablar y cuando callar. Pero, hasta el silencio comunica y solo es necesaria una mirada, un gesto, una sonrisa, porque el silencio no existe.

Anuncios

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

¿ Y tu, porque sufres?

Posted by Celia en 22 septiembre, 2008

    ” El que no ha sufrido no sabe nada; no conoce ni el bien ni el mal, ni conoce a los hombres ni se conoce a sí mismo”. Willian Shakespeare

   El miercoles pasado estivimos hablando en Radio Encuentro a cerca del sufrimiento. Un tema muy amplio y que daría para muchos programas.

    Creo que es un tema muy interesante, sobre el que nos conviene reflexionar de vez en cuando porque, ¿ qué ser humano sobre la Tierra no ha sufrido ?. El sufrimiento es parte de la vida y a nadie le gusta sufrir. Hay muchos tipos de sufrimiento, físico, emocional, psicológico, unos son reales y otros imaginarios. Los motivos por los que el ser humano sufre son muy diversos. El sufrimiento tiene su origen en la propia reacción ante los hechos y no en la realidad de lo que está ocurriendo. La realidad sólo plantea dificultades que es preciso resolver. El sufrimiento es una emoción que normalmente se asocia con el dolor y la infelicidad.

    Hace muchos años leí un libro que me parece que ya no se edita y se titula : ” A imagen de Dios” de Dr. Paul Brandy y Philip Yancey , este libro dice que hay muchas maravillas en el mundo pero ninguna es tan asombrosa como el cuerpo humano. Y es muy interesante lo que dice a cerca del dolor: ” En su nivel más fundamental, el dolor sirve como señal de que algo anda mal, como alarma que suena con un fuerte ruido simpre que el peligro llega a cierto nivel.

    Además de este aspecto de advertencia, el dolor ofrece una contribución relacionada que a menudo se pasa por alto: unifica el cuerpo.

    Un cuerpo sólo posee unidad hasta el grado que tiene dolor. Una uña infectada del dedo gordo del pie me prueba que el dedo es importante; es mio y necesita atención.

    Pero esto es como todo, no se valora en la vida hasta que no te falta y eso es lo que les ocurre a los enfermos de lepra, cuyo defecto principal consiste en una ausencia de dolor. La perdida de la unidad del cuerpo y la mente a través del dolor tiene consecuencias devastadoras en el ser humano. El dolor desempeña una función vital de proteger y unir esa colectividad de miembros del cuerpo”.

    Pero todos queremos huir, evadirnos, encontrar alivio para nuestro sufrimiento, nuestro dolor, por eso buscamos una explicación: ” ¿ porque?, ¿ porque a mi ?. Hasta el mismo Señor Jesucristo clamó: ” Dios mio, Dios mio, ¿ por qué me has desamparado? “. Mateo 27:46. Es humano sentirse así. Pero el conocimiento no pone fin al dolor.

    ” Un hombre puede realizar asombrosas proezas y alcanzar una enorme cantidad de conocimientos, y en cambio, no tener ninguna comprensión de si mismo. Pero el sufrimiento dirige al hombre a mirar dentro. Si lo logra, entonces allí, en su interior, está el principio de su conocimiento”. Soren Kierkegaard

    El fin del dolor empieza cuando nos enfrentamos con los procesos psicológicos que tienen lugar dentro de nosotros y estamos alerta a todas las implicaciones de esos hechos. La prueba la tenemos en que personas que han pasado por experiencias trumáticas de sufrimiento luego dicen, que hay un antes y un después en sus vidad, que ya no son las mismas.

    El sufrimiento nos ayuda a quitar la vista de las cosas temporales, para poder ver las realidades eternas. Conquista nuestro orgullo, nos recuerda que somos débiles y que necesitamos a Dios. En ese auto-examen, nos replateamos nuestras prioridades y nos ayuda a colocar en primer lugar, lo más importante. El sufrimiento, purifica nuestra fe, prueba nuestros fundamentos, incluso nos ayuda a escoger nuestras amistades. Pero sobre todo nos capacita para consolar a otros.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

En las tormentas de la vida

Posted by Celia en 15 septiembre, 2008

    No se si alguna vez has sentido que todo se mueve a tu alrededor, supongo que si, a mi me ha ocurrido muchas vecesy por circunstancias muy diversas. Hay momentos en los que no sabes a que agarrarte y la respuesta que a muchos nos viene a la mente es, a Jesucristo. Pero la razón te dice: no, Jesús está andando sobre las aguas y eso no es normal. Si, es cierto, pero El me está diciendo : ” ¡ Ven !”.

    Todos sufrimos tormentas en nuestra vida; físicas, emocionales y espirituales. Pruebas, situaciones complicadas, problemas reales. Es cierto que Dios nos ha dado una inteligencia, una razón, unas experiencias y una madurez para usarlas. Pero a los cristianos, también nos ha dado la fe, y muchas veces no es razonable. Dios quiere darnos experiencias, vivencias, abrirnos nuevas sendas, que descubramos nuevos mundos, así es la aventura de la fe.

    Muchos dicen: ” Jesús ha venido para mostrarnos el camino al Padre, a darnos unas pautas de comportamiento, de vida”. En un sentido si, pero en otro no es así, Jesús dijo: ” Yo soy el camino”, no nos ha dicho que le imitemos, aunque si lo ha dicho Pablo. Jesucristo quiere que le dejemos vivir en nosotros y a través de nosotros. Ante cualquier planteamiento en la vida, Cristo dice: ” Yo soy el camino”. Cierto es que hay otros caminos, pero depende donde quieras llegar, del destino, eliges uno u otro camino. ” Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte”. Proverbios 14:12.

    Muchas veces, aunque conocemos el camino, queremos coger un atajo. Otras, nos encontramos desorientados en el camino y buscamos el consejo de un amigo, de una persona con cierta madurez y solera espiritual. Eso es bueno y necesario hacerlo. Pero hay tramos del camino, que se vuelven pantanosos y realmente no hay nadie que te pueda ayudar. Entonces Jesús te dice: ” Ven, camina “. En ese momento tienes que fijar tus ojos en El y seguir adelante. Tienes miedo, mucho miedo, pero escuchas a Jesús decir: ” confia en mi relajate, descansa, yo lo haré. No tienes que hacer nada, nada en absoluto “. ” Más el justo por la fe vivirá…, no te olvides de eso”.

    ” En el mar fue tu camino, Y tus sendas en las muchas aguas; Y tus pisadas no fueron conocidas. Condujiste a tu pueblo como ovejas. Por mano de Moisés y de Arón”. Salmo 77:19,20.

    ¡¡ Guau, que descanso, que paz…, para los que en Ti confian !!

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Reflexionando sobre las vacaciones

Posted by Celia en 3 septiembre, 2008

    A mi me gustan mucho las vacaciones pero también me encanta volver a la rutina, a mi trabajo. Confieso que yo no suelo sufrir el ” síndrome posvacacional ” ; lo que más me cuesta es retomar el horario, pero es cuestión de días.

    Como os dije este verano he pasado catorce día en el pueblo con mi familia y la verdad es que he disfrutado mucho estar con ellos y servirles. Si, porque mi madre es bastante mayor o vieja; aunque ella suele decir: ” que mal que estoy, con lo joven que soy” y por eso, de que no se encuentra bien de salud suelo coger toda la responsabilidad de la casa, limpieza a fondo, cocina, ropa, cuido de mis sobrinas y me encanta ayudar a la pequeña con sus deberes de verano o escuchar sus historias al fresco de la noche en el patio de la casa.

    He disfrutado mucho leyendo y comentando la Biblia con mi madre, sobre todo de ver como Dios está obrando en su corazón. Una de las cosas que le digo a mi madre, es que yo voy a hacer todo lo que pueda por ella ahora, pero el día que se muera ni me voy a vestir de negro, ni voy a ir al cementerio a llevarle flores. Soy muy consciente de que mis padres son mayores y que no se cuanto tiempo voy a poder disfrutar de ellos, por eso no quiero dejar pasar ninguna oportunidad de decirle que los quiero, que son importantes para mi y demostarselo con mis actos.

    ” Honra a tu padre y atu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”. Exodo 20:12

    Pero, ¿ qué es honrar ?. Me gusta mucho como define esta palabra Gary Smalley: ” La honra es una decisión que tomamos para asignar un alto valor, dignidad e importancia a otra persona, al considerarla como un don inapreciable, y darle en nuestra vida una posición digna de gran respeto; y el amor incluye poner en acción esa decisión”. Honrar a los padres en un mandamiento de Dios con promesa: ” … para que tus días se alarguen en la tierra..” y la verdad no es que tenga deseos de vivir más, porque como dice Pablo: ” para mi el vivir es Cristo, y el morir ganancia”, no tengo nada que me ate a este mundo. Pero he comprobado que honrar a los padres es un privilegio a disfrutar.

    Este verano también me he reencontrado con amigas que hacía tiempo que no veía y no se porque, una noche nos pusimos a recordar aventuras que vivimos de pequeñas en el pueblo, cuando ibamos juntas al colegio…, me aprece que es por que nos estamos haciendo mayores.

    Aunque este año no he podido hacer turismo, una de mis grandes pasiones, he comprobado que disfrutar de lo que tienes y te toca vivir en el momento, también es un don de Dios.

Mira esto:

http://www.cristianadehoy.com//CCLibros/articulos/acercando_al_verbo_de_dios_entrevista_con_celia_casalengua.htm

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »