Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Sembrando pensamientos

Posted by Celia en 4 octubre, 2008

    Me encantan las plantas y sembrando unos pensamientos en mi terraza ha venido a mi mente este proverbio:

    Se siembra un pensamiento, se cosecha un acto;

    Se siembra un acto, se cosecha un hábito;

    Se siembra un hábito, se cosecha un carácter;

   Se siembra un carácter, se cosecha un destino.

   ” Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”. Proverbios 23:7. O dicho de otra manera: ” Eres lo que piensas”. Nuestros pensamientos se hacen visibles mediante nuestras palabras y nuestro comportamiento. Asique debemos tener cuidado con lo que pensamos.

    La semana pasada tenía muchas cosas en mi cabeza y eso me hizo sentirme ansiosa, tenía que luchar contra esa angustia que sientes en el pecho y es difícil de controlar porque a parte de los factores externos, como puede ser en este caso mucho trabajo y otras cosas que se juntaron, también están los factores internos que se nos escapan, porque en muchas ocasiones no somos conscientes de ellos, pero están ahí. Hubiese sido interesante pararse en ese momento y analizar que estaba pasando por mi cabeza, me refiero a esos pensamientos automáticos que se instalan en el subconciente sin que te des cuenta.

    hay pensamientos que te hacen reir, otros te hacen llorar, soñar, preocuparte, quejarte…Las emociones que se desarrollan en torno a ellos son muy diversas. Y muchas veces no tienen que ver con los acontecimientos sino como los percibimos.

    Deberíamos alimentar nuestra mente, de la misma forma que alimentamos nuestro cuerpo diariamente para que pueda mantenerse sano y fuerte. Por lo general la gente pone más atención a tener una dieta sana y equilibrada, pero ¿ cuantos ponemos la misma atención al alimento de la mente, es decir, a la calidad de nuestros pensamientos?

    Los malos pensamientos son como las malas hierbas, crecen donde menos te lo esperas. Pero podemos convertir nuestra mente en nuestro mejor amigo, si la alimentamos con pensamientos positivos y todos tenemos muchas cosas por las que dar gracias a Dios o podemos convertirla en nuestro peor enemigo, si permitimos que piense cosas negativas e inútiles, eso depende de nosotros. Y es, en ese sentido que elegimos ser felices o desgraciados.

    Además de pensar en cosas buenas, me pregunto cual sería una dieta equilibrada para nuestra mente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: