Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 22 febrero 2009

Vínculo con los animales

Posted by Celia en 22 febrero, 2009

perro-y-nino2    Esta semana unos amigos nos contaron a unos cuantos que su hijo estaba muy triste porque se iba a morir su iguana, hasta el punto que el niño también quería morirse. Y no se porque, una compañera de natación comentó: ” hasta donde llega la cosa que mi vecina me ha dicho que para su perro compra jamón de Campofrio y para su marido el que está de oferta”.

    Estos comentarios me han hecho pensar en los vínculos que se crean entre los hombres y los animales.  Cuando era pequeña vivía en un pueblecito de Guadalajara que se llama Salmerón y recuerdo que en mi casa teníamos muchos perros, yo me encariñé mucho con el más feo. Un día mi padre decidió matar uno y no se porque mató al que yo más quería. Lloré por ese perro, como jamás recuerdo haber llorado por nadie, mis ojos se embotaron y estuve todo el día sin comer.

    Es cierto que es muy bueno para los niños tener animales, aprender a cuidarlos y responsabilizarse de ellos.

    Para los ancianos, los cuidados que exigen un animal les devuelve la oportunidad de dar afecto y atenciones. Sobre todo cuando están deprimidos el animal les ayuda a romper el vacío de actividad y suplir las carencias afectivas, transpasando las barreras de la soledad y aislamiento.

    Es triste, pero en muchas familias, cuando el niño llega a casa solo sale a recibirlo su perrito, moviendo la colita y dando saltos de alegría, además le lame la cara al niño dandole un beso de bienvenida. Nadie más está ahí. Su perro, su mascota, sea cual sea, le acompaña y le brinda afecto incondicional. Pero, lo mismo que digo del niño, le sucede a muchos  adultos. Hasta el punto que hay personas que sufren el síndrome de Walt Disney, humanizan a los animales para suplir sus carencias emocionales.

    Gracias a Dios por los animales, porque el los creó para beneficio del hombre. Pero, estemos pendientes de nuestros seres queridos, de sus necesidades no solo físicas, sino también emocionales y espirituales. Porque los vínculos principales deben desarrollarlos con nosotros y los secundarios con los animales, núnca se deben invertir los papeles. Todos necesitamos recibir afecto, pero no todos necesitamos la misma cantidad e intensidad, por eso es importante conocer a las personas y llenar su tanque emocional. Y también, explicarles que solo Dios puede llenar sus corazones de una manera  que ningún ser humano podrá hacerlo jamás.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

San Valentón

Posted by Celia en 14 febrero, 2009

rosa-te-quiero    Esta semana uno de los temas que hemos tratado en Radio Encuentro ha sido: ” San Valentín”, en algunos países como España se celebra el día de los enamorados y en otros el día del amor y la amistad. Uno de los contertulios ha destacado que el nombre del santo es muy acertado porque hay que ser ” Valentón” para amar a otra persona. Y estoy totalmente de acuerdo, amar como Dios dice en la Biblia requiere valor y coraje. El verdadero amor impica entrega, sacrificio, estar dispuesto a sufrir, generosidad, compromiso, sometimiento, etc, palabras que tristemente, cada vez están más en desuso en una sociedad hedonista e individualísta.

    Los medios de comunicación tratan de hacernos creer que el amor es una emoción sentimental ligado a apasionados sentimientos sexuales, y que las relaciones sexuales son más saludables cuando se expresan con libertad. Pero si estamos buscando alguna clase de sentimiento que sea consistente a diario, debemos olvidarlo. La clase de amor que sostiene el matrimonio es dado por Dios, pero también es una elección diaria. Por el resto de nuestras vidas. Dios es amor y cuando su amor es derramado en nuestros corazones por el Espiritu Santo, Romanos 5:5, podemos amar a otros como El quiere que lo hagamos. El amor del que habla 1 Corintios 13, solo es posible cuando nos llenamos de su Espíritu, en esos momentos el amor de Dios es el que fluye de forma natural en nuestra vida.

    Muchos piensan que San Valentín, es puramente comercial y que en esto del amor, el mejor regalo es uno mismo, aunque tampoco está mal tener un buen detalle. Estoy de acuerdo que debemos procurar con diligencia ser un regalo para la otra persona y cada uno debemos  preguntarnos: ¿ cómo?. Una relación se alimenta de los pequeños detalles en el día a día que demuestran que estoy buscando el bien de la persona amada, mi entrega, sacrificio, generosidad, compromiso…

    Una fuente verdadera de salud y bienestar es tener a alguien a quien querer y que te quiera, en el sentido más amplio de la palabra ( pareja, amigos, familia,…). En ese sentido creo que merece la pena arriesgar y ser valentón aunque amar implique sufrir, pero como dice la canción: ” es mejor querer y después perder, que núnca haber querido”. Porque de amor se compone la vida, la felicidad y nuestra razón de ser.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

Complejos, miedos…

Posted by Celia en 7 febrero, 2009

pe-cruz4

    Ayer quedé con una amiga para comer y después de pasar un buen rato chalando con ella le dije que realmente no la conocía. Ella me da una imagen, me deja ver aquello que le interesa, pero hay aspectos de su persona y su vida que nunca me ha dejado ver. Se que tiene miedo, teme que si yo conozco algunos aspectos oscuros, desagradables de su pasado pierda valor a mis ojos o no la quiera tanto como ahora o la pueda rechazar y nada más lejos de la realidad, así se lo he hecho saber. Pero ella sigue escondida detrás de las hojas de higuera. ” Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos, entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales…. Mas Dios llamó al hombre; y le dijo: ¿ Dónde estás tú?. Y él le respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo y me escondí”. Génesis 3:7-10.

    Todo ser humano tiene miedo al rechazo, a no ser aceptado y valorado como se merece y por consiguiente esto le afecta a su realización personal y suele ser un freno en su vida más o menos grande dependiendo del punto en el que se encuentre. Todo está muy relacionado con su niñez, como ha sido tratado por su familia y posteriormente en la adolescencia por sus amigos. Si ridiculizaron algún aspecto de su personalidad, de su físico y de su inteligencia, eso genera en las personas complejos.

    Los complejos pueden ser reales o imaginarios, pueden venir de nuestros defectos físicos, emocionales, espirituales o por cosas que nosostros suponemos. Padres muy autoritarios o muy permisivos han producido hijos inseguros con una baja autoestima, perfeccionistas y críticos. Estos hijos han vivido en sus propias carnes que por mucho que se esfuercen nunca llegarán al ideal, a la meta que sus padres han establecido. De ahí, surge el miedo, la ansiedad a no ser suficientemente bueno, inteligente, atractivo… Si una persona no se siente aceptada por su círculo más cercano va a tratar de conseguirlo por medio de la realización, se va a esforzar al máximo y de ahí surgen los adictos al trabajo, moda, cirujía, a las dietas,…

    A las mujeres se nos han impuesto unos patrones físicos, de belleza, moda tan altos que algunas han caido en desordenes alimenticios ( anorexia, bulimia), en manos de cirujanos plásticos, en depresiones, etc. A veces las mujeres “normales” no nos damos cuenta de que muchas modelos, actrices, famosas, han tenido que sufrir varias operaciones para deshacerse de sus complejos. Además de que la gran mayoría de las fotos que aparecen de ellas en las revistas, han sido retocadas con photoshop.

    Yo recuerdo que cuando era una adolescente un “amigo” se burlaba de mi porque no oía bien, todavía recuerdo en el colegio cuando estabamos estudiando las partes de cuerpo humano dijo que a mi me faltaba el oido. Eso me hizo una niña retraida y acomplejada. Pero cuando tuve un encuentro personal con Jesucristo, el me sanó de ese complejo. En Dios me sentí totalmente aceptada y amada. También he aprendido a lo largo de mi vida cristiana que no soy, ni tengo que ser perfecta para que Dios me ame, ni para que otros me acepten y valoren. Creo que las personas aprecian más la sinceridad que la perfección. Todos los seres humanos tenemos fortalezas y debilidades; virtudes y defectos; cosas buenas y cosas malas. Pero Su poder, el poder de Dios se perfecciona en mi debilidad, 2 Corintios 12:9. Cuando dependo de El, cuando soy humilde, cuando estoy en comunión con El,  me ayuda a cambiar algunas cosas y a aceptar lo inevitable.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »