Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

¿ Por un mundo unisex?

Posted by Celia en 2 marzo, 2009

marc-falda2    Este fin de semana he asistido a unas conferencias sobre la identidad. La mujer que llevó la charla dijo que le llamó la atención un cartel que vió en Alicante para anunciar los actos de celebración del día de la mujer, que dice así: ” Por un mundo unisex”. No sé en que estaba pensando la persona que diseñó este cartel, pero nada más lejos de la realidad, las mujeres en general, no pretendemos ni buscamos un mundo unisex.

    A las mujeres nos encanta estar al lado de un hombre que nos hace sentirnos mujeres, femeninas. Y eso, solo ocurre cuando él, se comporta como lo que es: un hombre y expresa en toda su esencia su masculinidad. Nos atraen las diferencias, no solo a nivel físico, sino también a nivel mental y emocional. En ocasiones, nos cuesta entender esas diferencias y nos complican la vida, pero nos atrapan como un poderoso imán.

    Es cierto que el mundo en que vivimos se vuelve cada vez más unisex. Ropas, cortes de pelo y accesorios son usados de igual manera por hombres y mujeres. Cada día se reduce más la lista de lo estrictamente femenino o masculino. Pero no debemos confundir la lucha. Es importante que la mujer no trate de suplantar al hombre en todos los campos y viceversa, ya que los dos sexos se complementan. Es necesaria la presencia de los dos, con sus características idiosincrásicas ( naturales no culturales).

    La mujer debe tener los mismos derechos, responsabilidades y oportunidades que un hombre en todos los campos, pero no debe ejercerlos de la misma manera, sino desde su condición de mujer. Porque eso enriquece el mundo laboral y social, nos ayuda a tener un criterio más amplio de las circunstancias, cosideradas tanto desde el punto de vista masculino como femenino.

    Tanto el feminismo, como el masculinismo luchan contra el sexismo, la discriminación de una persona por su sexo, colocándolo por encima de sus méritos personales. Profesionalmente hablando, se le debe exigir lo mismo a un hombre que a una mujer, siempre que se les den las mismas oportunidades. Incluso en el hogar, tanto el hombre como la mujer deben asumir las diferentes responsabilidades y distribuirlas según las habilidades de cada uno y no desentenderse de ellas porque culturalmente, eso es: ” cosa de mujeres”. Cuando un hombre y una mujer deciden formar un hogar eso es un proyecto común, son un equipo en el que cada uno va hacer todo lo posible para ganar el partido, para que esta empresa, que es la familia salga adelante. Porque cuando una de las partes se desentiende de su función, la otra se desgasta y el resto, que son los hijos sufren las consecuencias.

    ” Dios creó al hombre; varón y hermbra los creó”. Génesis 1:27, los creó diferentes para complementarse, pero de igual valor: ” Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo”. Gálatas 3:28.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: