Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

¿ De dónde procede tu identidad?

Posted by Celia en 4 mayo, 2009

reflejo-cara

    La identidad es el concepto que cada persona tiene sobres sí mismo y es tan importante que en cierta medida determina nuestro futuro. Pero, ¿ de dónde o cómo formamos ese concepto? Es en base a nuestras experiencias de vida que vamos forjando nuestra identidad personal.

    En la infancia la actitud de nuestros padres y las personas significativas juegan un papel muy importante en como nos percibimos a nosotros mismos. Hay palabras que tienen un efecto devastador; ” Eres un inútil, nunca lograrás nada en la vida”, otras en cambio nos llenan de coraje y valor; ” Eres un campeón”. Se nos han quedado grabadas de por vida debido al impacto que causaron en nosotros y cada vez que ocurra algo similar volverán a nuestra mente y actuarán de motor o freno. Por eso es muy importante cuidar lo que decimos, especialmente cuando estamos enfadados porque podemos causar un gran daño a nuestros seres queridos. Y finalmente, todos acabamos viviendo de la forma en que nos percibimos.

    Ultimamente he pensado mucho en la palabra respeto. Fué a raíz de que una persona me insultó y me hizo un gesto de que estaba loca. La verdad es que me dolió mucho. Y se lo hice saber a la persona, además le pregunté: ¿te he insultado alguna vez?, no ¿verdad?. ¿Te he faltado el respeto?no. Pues si quieres que nuestra relación siga adelante espero que nunca más vuelva a suceder, poque si no daré nuestra relación por terminada. No solamente tenemos que respetar a otros, sino también debemos hacernos respetar. Porque somos personas valiosas, somos una creación de Dios.

    La identidad se construye en interación con otros. Hay personas que nos colocan etiquetas, nos encasillan. Y de niños somos más vulnerables, pero cuando somos adultos hay cosas que podemos controlar. Debemos poner límites a aquellos que no nos valoran. También es preciso evaluar las cosas que dicen de nosotros que son ciertas y las que no lo son, pero sobre todo llevarlas al trono de la gracia, al alfarero, al que da forma a nuestra vida.

    Anhelamos saber que influimos en las vidas de otros, para saber que importamos, que nuestra presencia no puede ser reemplazada con una mascota, cosas materiales y ni siquiera por otra persona. Todos buscamos ser reconocidos y aplaudidos. Los seres humanos necesitamos del elogio sincero, de sentirnos queridos y aceptados por los demás porque eso fortalece la confianza en nosotros mismos. Por eso es un buen ejercicio observar la cualidades, virtudes,talentos y capacidades de otros y darles la atención, reconocimiento y afirmación que merecen. El impacto que haremos en la autoestima de esa persona será muy positivo y motivador. En esos momentos estamos acariciando su alma, su ser interior llenando su tanque emocional y tiene un efecto bumerán.

   Aunque nos parezca increíble Dios que sabe todo de nosotros, conoce hasta lo más profundo de nuestro ser y aún así nos ama de forma incondicional. Y es el amor de Dios lo que nos capacita para amar a otros y ser mejores personas. Dios, a los que hemos creido en El  nos ha dado una nueva identidad que solo podemos vivir a la luz de la fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: