Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Doblan las campanas…

Posted by Celia en 4 julio, 2009

Michael Jackson    Doblan las campanas… Se nos ha ido Michael Jackson. Se truncó la vida del rey del pop, del rock y del soul. Alma y carne de mito, a la altura de Elvis Presley y Jonh Lennon. Michael Jackson marcó época. Su música, su baile, sus excentricidades… puso a bailar a medio mundo al son de sus rítmos.

    Doblan las campanas… Por Vicente Ferrer, jesuita que no paró de trabajar para erradicar el sufrimiento de los más pobres en la India.

    Doblan las campanas… Por todos aquellos que acaban de morir en accidentes  aereos, en accidentes de tráfico…, en la cama de un hospital, etc.

    Doblan las campanas por ti…, si por ti.

    ” La muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quien doblan las campanas; doblan por ti”.   John Donne

    Nos entristecemos ante la muerte de otro porque nosotros mismos nos sentimos empequeñecidos. El sonido de las campanas es un eco de nuestra propia muerte. Pero, como dice la Biblia en Eclesiastés 7:2; “Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del banquete; porque aquello es el fin de todos los hombres, y el que vive lo pondrá en su corazón”. Todos, tanto las víctimas como los que observamos tenemos algo que aprender de esa perdida, de esa desgracia. Las catástrofes unen a las víctimas y a los que observamos; es un llamado a reflexionar, nos recuerda que la vida es breve, éfimera.

    La muerte nos hace preguntarnos: ¿Cómo estamos empleando nuestra vida? ¿Qué es lo que realmente importa? ¿Qué nos vamos a llevar y que vamos a dejar? ¿ ¿Qué huella dejamos en nuestra generación? ¿Cómo queremos se recordados?. Deberíamos vivir nuestra vida a la luz de nuestra muerte, porque estoy segura que si así lo hicieramos muchas cosas cambiarían en nuestro proceder diario. Pero, generalmente vivimos como si la muerte no existiera.

    “¿Dónde está, oh muerte tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro tu victoria?”. 1ª Corintios 15:55. La muerte que parece arrebatarnos la vida, en realidad abre la puerta hacia una nueva vida. Es un sueño corto y un despertar eterno. “…Y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor…” Apocalípsis 21:4. Pero, ¿Para quién? Para los que creen que la muerte de Cristo limpia sus pecados, para aquellos que se arrepienten de vivir su vida sin Dios y se entregan a El.

    La vida es un viaje, la última estación es la muerte que nos lleva a nuestro verdadero destino, la presencia de Dios o la condenación eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: