Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 28 noviembre 2009

El cuidado de las manos

Posted by Celia en 28 noviembre, 2009

    El viernes en la frutería una mujer me dijo: “¡Qué manos mas bonitas tienes!. Si hubiese sido un hombre hubiera pensado que intentaba ligar conmigo. Pero al ser una mujer la miré sorprendida porque hasta ese momento nadie me había dicho que tengo unas manos bonitas. Después me preguntó: “¿Qué haces para cuidarlas?” a lo que le respondí: nada, no hago nada.

    Pero me quedé pensando… ¿Por qué unas manos son hermosas y otras no? ¿ Por qué algunas personas se fijan en las manos? ¿Qué es lo que nos atrae de ellas?.

    Algunos opinan que nuestras manos dicen mucho a cerca de nuestra personalidad y que además estas nunca mienten. Nuestras manos son grandes comunicadoras tanto si es nuestra intención o no. Enfatizan en gran medida lo que decimos o sentimos con grandes o pequeños gestos. Junto con la expresión de la cara y el lenguaje corporal representan según los expertos el 55% de nuestra comunicación y suelen ser más espontaneas, sinceras y expresivas que el lenguaje hablado. Es cierto que el lenguaje corporal es una fuente de información importante para aquellos que saben escucharlo. Y supongo que todos hemos observado que hay personas que incluso cuando hablan por teléfono gesticulan con sus manos. A mi me resulta curioso observar a uno de mis compañeros de radio mover sus manos cuando habla en un medio que no es visual, pero para algunos las manos son una gran fuente de expresión.

    Aristóteles decía que la mano era el instrumento de los instrumentos. La parte más útil del cuerpo, instrumento del cerebro, está dotada de una estructura perfectamente adaptada a sus diferentes funciones. Por eso creo que cuando Dios derrama su amor en los corazones de aquellos que se acercan a El, que le buscan, ese amor fluye e influye poderosamente en la voluntad y embellece los labios, hermosea los ojos, las manos y la vida entera.

    Las manos más hermosas son aquellas que se consagran a Cristo, que se ponen a su servicio. Son aquellas manos que trabajan para tener que compartir con los que padecen necesidad Efesios 4:28. Son manos que sirven, acarician, curan, consuelan, dan, etc.

    De esto aprendo que la mejor manera de cuidar mis manos es cuidar mi relación con Dios, es llenar mi corazón de su amor para que este fluya a través de mis manos para servir a otros.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

¿Son buenos los conflictos?

Posted by Celia en 21 noviembre, 2009

    Esta semana me he encontrado en medio de un conflicto entre dos personas muy queridas para mi. Me daba cuenta que cuando hay intereses personales diferentes, cuando hay rencillas del pasado sin solucionar y prejuicios es fácil oír sin escuchar. Eso dificulta comprensión tanto de la persona como de la situación. 

    Cuando vives un conflicto desde fuera puedes observar lo niños que llegamos a ser y que el orgullo nos impide ceder incluso cuando nos damos cuenta de que estamos equivocados. Generalmente nos resulta difícil separar a la persona de su forma de pensar, de sus opiniones y al final acabamos atacando a la persona y no el problema. En lugar de exponer nuestros criterios queremos imponerlos a toda costa porque evidentemente pensamos que son lo mejores.

    La presencia de conflictos no es nociva para la relación, pero muchas veces la falta de madurez para manejarlo termina dañando seriamente a las personas involucradas. Los conflictos deben obligarnos a evaluar nuestras actitudes y comportamientos. Son una oportunidad para ampliar nuestra visión, nuestros horizontes, porque existen otras opciones, otra forma de hacer las cosas que no tienen que ser ni mejor ni peor que la nuestra. Pero si somos capaces de dialogar, de abrir nuestra mente, podemos darnos cuenta que hay otras posibilidades, otras opciones y desarrollar así nuestra creatividad. Quizás tengo que ceder en un punto para ganar en otro. Pero, lo peor que puede ocurrir es que nos  bloqueemos y nos dejemos llevar por la soberbia y la sinrazón. A veces, pensamos equivocadamente que si cedemos, nuestro honor va a quedar en entre dicho, pero nada más lejos de la realidad. Cuando nos damos cuenta que estamos equivocados y lo reconocemos dando un paso adelante por el bien común y dejando a un lado nuestros intereses personales eso nos ennoblece y da gloria a Dios.

    “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres” Romanos 12:18. Si es posible…, por eso vamos a considerar todas las posibilidades, todas las opciones y vamos a negociar a trabajar por ello, por amor a nuestro hermano y por la labor que Dios nos ha encomendado. Es mejor perder la batalla pero ganar la guerra. Es cierto que en esa lucha nos vamos a desgastar y a cansar pero también vamos a limar nuestras aristas y nuestras asperezas purificando así nuestro carácter. Seguro que sufriremos la tentación de tirar la toalla y de seguir adelante nosotros solos. Pero como alguien nos recordó en medio del conflicto que he vivido esta semana: “Si quiero llegar rápido me voy solo, si quiero llegar lejos voy con otros”. Por eso cuando surgen los problemas debemos preguntarnos: ¿Dondé quiero llegar y cómo?.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

¿Hablar o diseñar ideas?

Posted by Celia en 16 noviembre, 2009

piensa y crea ideas    El tiempo, la distancia y las muchas ocupaciones nos impiden encontrar un espacio para hablar de las cosas que nos ocupan y nos preocupan en profundidad. No hay nada como un viaje de cinco horas de ida y otras cinco de vuelta para hablar.

    Siempre he creído que no hablo mucho, pero esa no era la opinión de mi compañero de viaje. Pienso que es porque generalmente los hombres creen que las mujeres hablamos demasiado. Y es que, no se dan cuenta que nosotras, las mujeres, para ordenar nuestras ideas y comprender las cosas que nos ocurren necesitamos hablarlas. Después de haberlo hecho nos sentimos mucho mejor porque hemos explorado el problema y liberado tensiones.

    En ese largo viaje hemos podido  tratar temas muy diversos. Hablamos de teología, poniendo y exponiendo nuestros argumentos para defender nuestra postura doctrinal. Este tipo de debate me fascina porque me ayuda a profundizar en mis creencias y a interpretar los acontecimientos a la luz de la revelación bíblica. Cuando hablamos de temas personales, de luchas, de vivencias, fue un tremendo placer escuchar la voz de la experiencia y la sabiduría que solo dan los años y una vida vivida en la fe.

    Sin darnos cuenta tuvo lugar una tormenta, si una tormenta de ideas, eso es lo que yo llamo diseñar ideas. Es una técnica de grupo para generar ideas en un ambiente relajado. Esta técnica ayuda a la toma de decisiones consensuadas y a potenciar el trabajo en equipo. Se requiere que el equipo esté compuesto por personas de diferentes edades, sexo, caracteres, estatus, cultura, etc, para que las ideas que se generen sean lo más diversas posibles. En este caso solo eramos dos personas, pero tratar un tema desde diferentes ángulos, considerando los pros y los contras de una decisión u otra, nos ayudó mucho a comprender el problema y considerar las posibles soluciones.

    El diseño de ideas es una visión crítica, es comunicarse con un propósito, dejar volar la imaginación, gestionar el conocimiento, diagnosticar la situación, generar estrategias, organizar datos, interpretar problemas, traducir información con el fin de alcanzar un objetivo. Lo importante cuando hablamos por el placer de hablar o lo hacemos para comunicarnos, para conocernos, para transmitir información o conseguir objetivos es que al final del trayecto salgamos enriquecidos.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Hacerse vulnerable

Posted by Celia en 7 noviembre, 2009

agua en manos    Esta semana he comido con una amiga con la que quedo con cierta asiduidad y cuando nos encontramos, hablamos del tiempo, de los amigos, de la vida, de nuestra vida…

    A la hora de entrar en el terreno de la intimidad siempre me encontraba con un muro infranqueable, me hablaba en clave, usando ciertos códigos de comunicación que yo trataba de descifrar y de entender. Pero si ya es difícil la comunicación, la empatía, el entendimiento, imaginaos cuando tratan de decirte algo sin contarte nada.

    Durante años he escuchado lo que quería o podía decir y he respetado lo que callaba. Sobra decir que no lograba comprender la profundidad de su sufrimiento, sus miedos, sus luchas porque no disponía de información suficiente para hacerlo.

    Nuestra amistad ha sido como un planta verde que hemos estado cuidando y  regando con cierto mimo y esmero y que al fin ha florecido. En un acto de generosidad y haciendo ejercicio de su honestidad ha abierto su corazón. El hecho de depositar en mi su confianza para  contarme aquello que fielmente ha guardado durante tantos años ha sido un regalo precioso. Ha sido, como abrir la compuerta de un pantano y dejar fluir las ideas, los sucesos, los pensamientos, el dolor, las lágrimas. Mi corazón se ha llenado de gratitud, no por lo que me ha contando, sino por el gran paso de confianza que ha dando. Porque estoy segura que esto va a marcar un antes y un después en nuestra amistad, que nos va a ayudar a conectar de una manera más profunda y significativa. Y aunque solo me ha dejando ver la punta del iceberg, es mucho.

    Es cierto, no podemos depositar nuestra confianza en cualquier persona y que tenemos que tener cuidado a la hora de hacernos vulnerables a otros.

    Ser vulnerables no es ser débil. Al contrario, sólo una persona firme, madura y segura de sí misma puede mostrarse así. Hacerse vulnerable requiere valor porque se corre el riesgo de ser herido, dañado, rechazado, perder el respeto o credibilidad. Pero, mostrarse vulnerable en los momentos adecuados con las personas adecuadas es sinónimo de estar sano.

    Si vivimos protegiéndonos, no nos damos completamente ni a la amistad, ni al amor para no sufrir. Pero si no te muestras como realmente eres estarás condenado a la soledad. Manifestar nuestra vulnerabilidad, es la mejor manera de compartir el peso que nos agobia y obtener el apoyo que tanto necesitamos para sobrellevar la situación y salir adelante. Quien quiere protegerse con armaduras impenetrables se aísla. Puede ganar respeto pero no amor. Al hacerme frágil declaro que necesito a otros. Ser vulnerable es dejarse querer. Tal vez por eso Dios quiso venir a la Tierra a sufrir y llorar con los hombres, a amar y dejarse amar.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »