Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

¿Son buenos los conflictos?

Posted by Celia en 21 noviembre, 2009

    Esta semana me he encontrado en medio de un conflicto entre dos personas muy queridas para mi. Me daba cuenta que cuando hay intereses personales diferentes, cuando hay rencillas del pasado sin solucionar y prejuicios es fácil oír sin escuchar. Eso dificulta comprensión tanto de la persona como de la situación. 

    Cuando vives un conflicto desde fuera puedes observar lo niños que llegamos a ser y que el orgullo nos impide ceder incluso cuando nos damos cuenta de que estamos equivocados. Generalmente nos resulta difícil separar a la persona de su forma de pensar, de sus opiniones y al final acabamos atacando a la persona y no el problema. En lugar de exponer nuestros criterios queremos imponerlos a toda costa porque evidentemente pensamos que son lo mejores.

    La presencia de conflictos no es nociva para la relación, pero muchas veces la falta de madurez para manejarlo termina dañando seriamente a las personas involucradas. Los conflictos deben obligarnos a evaluar nuestras actitudes y comportamientos. Son una oportunidad para ampliar nuestra visión, nuestros horizontes, porque existen otras opciones, otra forma de hacer las cosas que no tienen que ser ni mejor ni peor que la nuestra. Pero si somos capaces de dialogar, de abrir nuestra mente, podemos darnos cuenta que hay otras posibilidades, otras opciones y desarrollar así nuestra creatividad. Quizás tengo que ceder en un punto para ganar en otro. Pero, lo peor que puede ocurrir es que nos  bloqueemos y nos dejemos llevar por la soberbia y la sinrazón. A veces, pensamos equivocadamente que si cedemos, nuestro honor va a quedar en entre dicho, pero nada más lejos de la realidad. Cuando nos damos cuenta que estamos equivocados y lo reconocemos dando un paso adelante por el bien común y dejando a un lado nuestros intereses personales eso nos ennoblece y da gloria a Dios.

    “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres” Romanos 12:18. Si es posible…, por eso vamos a considerar todas las posibilidades, todas las opciones y vamos a negociar a trabajar por ello, por amor a nuestro hermano y por la labor que Dios nos ha encomendado. Es mejor perder la batalla pero ganar la guerra. Es cierto que en esa lucha nos vamos a desgastar y a cansar pero también vamos a limar nuestras aristas y nuestras asperezas purificando así nuestro carácter. Seguro que sufriremos la tentación de tirar la toalla y de seguir adelante nosotros solos. Pero como alguien nos recordó en medio del conflicto que he vivido esta semana: “Si quiero llegar rápido me voy solo, si quiero llegar lejos voy con otros”. Por eso cuando surgen los problemas debemos preguntarnos: ¿Dondé quiero llegar y cómo?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: