Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

El cuidado de las manos

Posted by Celia en 28 noviembre, 2009

    El viernes en la frutería una mujer me dijo: “¡Qué manos mas bonitas tienes!. Si hubiese sido un hombre hubiera pensado que intentaba ligar conmigo. Pero al ser una mujer la miré sorprendida porque hasta ese momento nadie me había dicho que tengo unas manos bonitas. Después me preguntó: “¿Qué haces para cuidarlas?” a lo que le respondí: nada, no hago nada.

    Pero me quedé pensando… ¿Por qué unas manos son hermosas y otras no? ¿ Por qué algunas personas se fijan en las manos? ¿Qué es lo que nos atrae de ellas?.

    Algunos opinan que nuestras manos dicen mucho a cerca de nuestra personalidad y que además estas nunca mienten. Nuestras manos son grandes comunicadoras tanto si es nuestra intención o no. Enfatizan en gran medida lo que decimos o sentimos con grandes o pequeños gestos. Junto con la expresión de la cara y el lenguaje corporal representan según los expertos el 55% de nuestra comunicación y suelen ser más espontaneas, sinceras y expresivas que el lenguaje hablado. Es cierto que el lenguaje corporal es una fuente de información importante para aquellos que saben escucharlo. Y supongo que todos hemos observado que hay personas que incluso cuando hablan por teléfono gesticulan con sus manos. A mi me resulta curioso observar a uno de mis compañeros de radio mover sus manos cuando habla en un medio que no es visual, pero para algunos las manos son una gran fuente de expresión.

    Aristóteles decía que la mano era el instrumento de los instrumentos. La parte más útil del cuerpo, instrumento del cerebro, está dotada de una estructura perfectamente adaptada a sus diferentes funciones. Por eso creo que cuando Dios derrama su amor en los corazones de aquellos que se acercan a El, que le buscan, ese amor fluye e influye poderosamente en la voluntad y embellece los labios, hermosea los ojos, las manos y la vida entera.

    Las manos más hermosas son aquellas que se consagran a Cristo, que se ponen a su servicio. Son aquellas manos que trabajan para tener que compartir con los que padecen necesidad Efesios 4:28. Son manos que sirven, acarician, curan, consuelan, dan, etc.

    De esto aprendo que la mejor manera de cuidar mis manos es cuidar mi relación con Dios, es llenar mi corazón de su amor para que este fluya a través de mis manos para servir a otros.

Una respuesta to “El cuidado de las manos”

  1. pilar said

    hola celia,
    me encanta este articulo y la breve descripción de lo importante q es el lenguaje a través de nuestro cuerpo lo que nuestros ademanes o gestos, miradas, etc. podemos llegar a no necesitar las palabras….
    yo siempre que ojeo tu blog me quedo así.
    aunque no nos veamos con mucha frecuencia más q en mis manos te llevo en mi corazón. Feliz Navidad !
    nota: la proxima vez que alguien te diga lo bonitas q son tus manos, probablemente quiera q le cuentes tu secreto y si tu secreto es dios, pues…. díselo también. bs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: