Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 22 febrero 2010

Perseverar o desistir

Posted by Celia en 22 febrero, 2010

    Una amiga me envió esta foto de Marco buscando a su mama en el Google y cuando la vi me hizo mucha gracia, además dije: ¡¡guau!! eso si que es perseverancia. Porque Marco ya estaba buscando a su mama cuando yo era pequeña. Me gustaban mucho esos dibujos animados, pero también me ponían muy triste.

    Yo creo que no soy tan perseverante como Marco. Pero la perseverancia es un valor fundamental en mi vida.

    Tengo la costumbre, no se si buena o mala, de terminara de leer todos los libros que empiezo aunque no me gusten. Me parece, que solo he dejado sin acabar El Quijote, pienso que fue porque no era el momento de leerlo, pero lo volveré a intentar. A lo mejor os parece una tontería pero la insistencia en conseguir objetivos “sencillos” nos llevará a hacer grandes cosas.

    Siempre es gratificante, emocionante iniciar un nuevo proyecto, existe una gran ilusión, sueños, esperanzas, expectativas,etc. Lo difícil es perseverar día a día, especialmente si surgen dificultades, obstáculos, nuevos retos, miedos, etc. Necesitamos perseverar y no desistir en lo que nos proponemos. Para poder tener la satisfacción de haber luchado y de haber realizado todo lo necesario para alcanzar lo que nos propusimos.

    Junto a la perseverancia, otro valor relacionado es la paciencia y la disciplina. Ser pacientes, pero no en el sentido de quedarse parados sin hacer nada, sino en el sentido de ser insistente hasta conseguir el propósito deseado. Tal vez no lo logremos de inmediato; sin embargo es importante volverlo a intentar. La perseverancia es un signo de estabilidad, de confianza, de que hemos tomado conciencia de nuestra responsabilidad ante las cosas y las personas, en definitiva es un signo de madurez.

    La perseverancia es crucial para el éxito. Muchas cosas buenas que se pueden hacer en este mundo, se pierden por falta de determinación. Recuerdo a una mujer a la que estuve discipulando hace años, casi no sabía leer y le costaba mucho entender la Biblia pero ponía tanto empeño, tantas ganas y era tan constante que para mi eso era más que suficiente para seguir enseñándole. Me recordaba la fábula de “La tortuga y la liebre”, despacio y paso a paso se gana la carrera. O como dice el refrán: “hace más el que quiere que el que puede” hay personas con grandes capacidades que no se esfuerzan, pero los que lo hacen, por su perseverancia llegaran lejos.

    Es sumamente importante mantener la constancia en nuestros propios compromisos. Pero, tarde o temprano todos debemos renunciar a algo porque descubrimos que está más allá de nuestras posibilidades, habilidades, o simplemente no es el momento, o no es la voluntad de Dios. Pero, me pregunto: ¿Cómo podemos darnos por vencidos sin sentirnos derrotados? ¿Hay un tiempo natural para parar?. En septiembre del 2008 empecé en mi iglesia una reunión quincenal de adoración y la verdad es que vienen muy poquitas personas. No se, quizás el día que más personas hemos asistido, hemos sido ocho y el día que menos, he sido yo sola. Pero no por eso he dejado de hacerla, porque es de tanta bendición para mi vida que no quiero renunciar a ella. Si, estoy dispuesta a hacer todos los cambios que sean necesarios a esa reunión para que más personas se puedan beneficiar del gran privilegio que es adorar a Dios pero no a abandonarla.

    Algo que a mi me ha ayudado mucho a perseverar es tener claro que Dios es el que me llama a hacer o emprender ese proyecto. Aun así, también nos vienen momentos de cansancio, de desaliento. Incluso aparecen distracciones que nos pueden desviar de nuestros deseos y objetivos. Por eso una y otra vez debemos ponernos delante de Dios y preguntarle si estamos en el camino correcto y ver si hemos tomado decisiones incorrectas, si tenemos que rectificar en algo o simplemente volver atrás. En una ocasión leí que las ideas, metas y sueños pueden caducar. El escritor John L. Mason dijo: ” Las ideas tienen una fecha de caducidad; por eso debemos actuar antes de esa fecha”.

    Perseverar durante meses, durante años, requiere apegarse a los motivos que nos llevaron a tomar esa decisión y poner todos nuestros sentidos en ello para conseguir la victoria.

Anuncios

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

Celebrando el amor

Posted by Celia en 15 febrero, 2010

    No podía dejar pasar el día de San Valentín, el día de los enamorados en España. El día del amor y la amistad en otros países. Me gusta este concepto más amplio, porque son muchas a las personas a las que amamos y porque el amor no es algo exclusivo de los que tienen pareja.

    Las dos necesidades básicas del ser humano, según decía Freud son el hambre y el amor. Todo ser humano necesita ser alguien significativo para otro. Si no podemos amar, el deseo de vivir desaparece y la tristeza nos invade. Por eso cuando perdemos un ser querido es como si nos arrancaran una parte de nuestro corazón y el dolor es muy grande.

    Amar implica un querer intenso y ardiente, significa ligar (unir, entrelazar), conectar. Los lazos de sangre tienen una influencia muy poderosa en el amor. Se han hecho diversos experimentos y se ha comprobado que un bebe no solo necesita alimento y cuidados físicos para crecer y desarrollarse como persona, sino también el cariño y el amor de sus padres. Y aquellos que no han recibido ese amor de la forma adecuada acaban desarrollando enfermedades físicas y emocionales. Algunas enfermedades proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas. El temor, es la ausencia del amor. Como dice en 1ªJuan 4:18; “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor… De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”. La ausencia del amor es el común denominador de gran parte de las enfermedades que tenemos hoy día: depresión, ansiedad, obesidad, anorexia, bulimia, etc. Por  el contrario el amor cura, sana, es un poderoso bálsamo para aquellos que están enfermos y para los que atraviesan una crisis.

    Por eso, es preciso enamorarse de las personas, de la vida, de la amistad, del trabajo, de los animales, de las flores, que se yo…de lo que sea. Pero sobre todo de Dios porque el es Amor, El es la fuente inagotable de un amor incondicional y eterno. Su amor nos sana, nos transforma y nos hace ser mejores personas. El amor de Dios nos da ilusión, esperanza, fuerzas, motivación, nos hace libres. Porque el verdadero amor tiene una esencia fundamental que es la libertad bien entendida.

    El amor se construye día a día y cada día hay que expresarlo y declararlo. Cuando llamo por teléfono a mis padres y lo coge mi hermano, les dice: “es tu hija, que te llama para decirte que te quiere”. Mis sobrinas me dicen:”Jo, tía siempre nos dices que nos quieres y yo les digo; es que no quiero que se os olvide. En ocasiones, también se lo digo a mis amigos. Porque toda relación debe regarse como una plantita para que pueda crecer. El alimento diario de las relaciones son esas pequeñas grandes cosas que marcan la diferencia y que son la expresión pura del amor que profesamos a otros.

    Cuando hemos experimentado el amor de Dios en nuestras vidas ya no tenemos la necesidad de protegernos sino de darnos, como dice en 1ª Juan 3:16, “En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner la vida por nuestros hermanos” o en Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”.

    ¿Es el amor una sensación placentera o una cuestión de suerte?. Yo pienso que el amor es una decisión y que para que sea auténtico, genuino, duradero debe nutrirse del amor de Dios. Por eso, hoy puedo decir que os quiero.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »

Análisis de un conflicto

Posted by Celia en 7 febrero, 2010

    Es interesante observar las diferentes formas de enfrentar un conflicto. La semana pasada tuve que participar en una reunión para aclarar un conflicto, una situación de desencuentro. Allí había personas con diferentes personalidades. El que de forma muy sutil, casi imperceptible tuerce los acontecimientos, hace que las cosas parezcan que son de un manera determinada, es decir que manipula la situación y los acontecimientos para salirse con la suya. Está, la personalidad agresiva que trata de imponer su punto de vista, su forma de ver el problema, sus derechos…, a través del enfado, de elevar la voz, de los gestos y de intimidar a los demás. Aunque es posible que ambos casos, de una forma u otra sean diferentes formas de manipulación. También están aquellos, que parecen espectadores por su estilo pasivo, ya que evitan decir lo que piensan o lo que quieren. Y por no ofender evitan implicarse. Por último están los asertivos, es decir aquellos que tienen la habilidad de expresar sus deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que quieren sin atentar contra los demás. El hecho de ser asertivos no significa necesariamente que llevan la razón, sino que expresan sus opiniones y puntos de vista de una forma correcta y respetuosa. Este tipo de personas me causa gran admiración y trato de observar para aprender esta habilidad tan necesaria  a la hora de enfrentar los conflictos.

    Pensando en como se habían desarrollado los acontecimientos me dí cuenta de que no es fácil la negociación. En la negociación se intenta conseguir lo que se quiere con el beneplácito del otro, que lógicamente también va a obtener algún beneficio. Pero para ser un buen negociante hay que tener claros los objetivos y no se deben perder de vista en ningún momento. Porque nuestras emociones, nuestros deseos de quedar bien, de machacar al otro, que el otro reconozca que tenemos razón y que él está equivocado, nos juegan malas pasadas. Hasta el punto de que igual ganamos la batalla pero perdemos la guerra, conseguimos una recompensa emocional pero perdemos el objetivo.

    Es importante no juzgar las intenciones de la otra persona, se que es difícil, pero si lo hacemos corremos el riesgo de contestar y reaccionar a las intenciones que pensamos que tiene el otro y perdemos de vista el fin que perseguimos. Necesitamos limitarnos a los hechos ocurridos y a expresar las emociones que nos han provocado sin acusar, ni señalar con el dedo para que la otra persona no se ponga a la defensiva. Pero si exponer de forma clara y concreta lo que creemos que se debe hacer en esa situación y los cambios que nos gustaría ver, respetando siempre otros puntos de vista. Pienso que es preciso advertir de las consecuencias de un comportamiento o actuación y del otro, para poder así valorar y decidir con conocimiento de causa.

    En este tema de enfrentar bien los conflictos todos tenemos largo camino que recorrer y especialmente yo. Porque como dice Santiago 3:2 “Porque todos ofendemos muchas veces si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo”. Perfecto o maduro, porque es en el camino de la madurez que vamos aprendiendo a controlarnos. Pero, no siempre vamos a llegar a una cuerdo y como dice en Amos 3:3 “¿Andarán dos juntos, si no estuvienren de acuerdo?”. Creo que el poema que leyó uno de los asistentes a la resolución de este conflicto lo recoge muy bien:

“Un velero va hacia el Este y otro hacia el Oeste, con el mismo viento soplando. Pero es la vela y no el viento lo que determina hacia donde va el velero. Es el deseo del alma y no la tempestad o la calma lo que decide la meta y el destino de nuestra vida” (Desconozco el autor)

Posted in Uncategorized | 2 Comments »

Invictus

Posted by Celia en 1 febrero, 2010

    El sábado estuve viendo con unos amigos la película Invictus y salí realmente emocionada. Creo que es una película con un mensaje impresionante y que invita a seguir meditando en los valores que presenta.

    La película está ambientada después que Nelson Mandela saliera de la cárcel y se convirtiera en presidente de Sudáfrica. Nelson Mandela de encontró con una nación que era un polvorín a punto de estallar. La minoría blanca que había gobernado el país con puño de hierro y abusando de las libertades básicas, se encuentra desconcertada ante el cambio radical que se produjo en el país. La mayoría negra, no podía olvidar su resentimiento contra sus opresores y estaban dispuesto a vengarse y pagarles con la misma moneda. Pero, lo esencial del argumento se encuentra en la esperanzadora visión que Nelson Mandela tenía del deporte y en la oportunidad que le ofreció el mundial de rugby en 1995 para congregar a Sudáfrica en torno a su equipo, para generar entusiasmo nacional por un equipo, los Springboks, que había representado intolerancia, represión y desigualdad. Los Springboks solo contaba con un jugador negro.

    Mandela inspiró y motivó a la estrella de rugby Francois Pienaar, que se convirtió en la clave para acabar con el odio y la desconfianza existente entre la población blanca y la población negra del país. Su objetivo era lograr una cohesión pacífica, una unión social que era prácticamente imposible.

    Me impresionó la habilidad y psicología de Mandela para saber ganarse a los demás y motivarlos a dar lo mejor de si mismos. En la película, Nelson Mandela se presenta como una persona que sin distinción de sexo, raza o clase social ama  a las personas que tiene a su alrededor, se interesa por ellas, por sus problemas, por sus preocupaciones. A esas personas les manifiesta su aprecio, su aceptación y reconoce su valor. Si, hace sentir a los que están a su lado que son personas realmente valiosas y que sin ellas su país no sería el mismo. Todo eso les motivó para realizar, para llevar acabo el propósito de convertirse en Invictus, palabra latina que significa Invicto, invencible.

    Además de la exigente preparación física, el equipo viaja por el país para ganarse la confianza de sus conciudadanos. Incluso, visitan la cárcel, la celda donde estuvo encerrado Mandela. Algo que causó un gran impacto en Francois Pienaar, el líder del equipo de rugby. Porque no podía comprender el perdón y el amor de Nelson Mandela hacia aquellos que le habían apresado y torturado durante tantos años. Me recordó el versículo de Romanos 12:20,21 que dice: “Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer, si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal”. Me recordó que el amor al prójimo es un arma muy poderosa que derriba los muros que otros puedan levantar hacia nosotros. Y que el amor es, ha sido y será la mayor fuente de inspiración y motivación para que una persona de lo mejor de sí misma.

    “El deporte es más poderoso que la política para derribar barreras raciales” proclamó Mandela. “El deporte tiene poder para cambiar el mundo. Tiene poder para servir de inspiración y unir a la gente que apenas tiene nada”.

    Se despertó un gran sentido de pertenencia en el joven capitán que abrazó la causa de Sudáfrica y obtuvo la victoria de la Copa del Mundo reuniendo por primera vez a todo el país, 43 millones de ciudadanos, de todas la razas y obtuvo así el mayor triunfo de todos los tiempo. El amor es Invictus.

Posted in Uncategorized | 3 Comments »