Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Llenar los años de vida

Posted by Celia en 1 marzo, 2010

    Este fin de semana he estado en unas conferencias en Miranda de Ebro y en el tiempo libre fuimos a un café-bar  que hay en el centro del pueblo. Es un café antiguo que conserva el encanto del paso de los años. Y al salir, me quedé mirando a una viejecita (la de la foto) que estaba leyendo el periódico y tomando un café solo. Parecía parte del decorado o que hubiese salido de una novela, o tal vez, de una película. Me encantó, hasta el punto que le hice varias fotos (con su permiso, por supuesto).

    Vi en esta mujer, a alguien que sabe disfrutar de salir de casa a saborear un buen café para leer la prensa e informarse de los últimos acontecimientos que ocurren en el mundo, una mujer culta, con deseos de seguir aprendiendo.

    Pensé en esa frase que dice: “No es lo mismo la vida de años que los años de vida”. O como dice Henri Frederic Arniel: “Saber envejecer es la obra maestra de la cordura y una de las partes más difíciles del gran arte de vivir”. El 28 de septiembre de 2007 escribí algo en la misma dirección: “¿Qué quieres ser de mayor?. El tiempo pasa inexorablemente y hay vivencias que no tienen retorno. Pero todos podemos hacer un alto en el camino para reconstruir nuestra propia historia, integrando todos los aspectos ya vividos, y los que aún descubrimos en potencia como posibles de ser desarrollados y vividos en plenitud.

    Cúan distintas son nuestras vidas cuando sabemos qué es lo verdaderamente importante para nosotros, y, manteniendo ese cuadro en mente, actuamos cada día para ser y hacer lo que en realidad nos interesa. Es importante considerar lo que queremos que digan de nosotros el día de nuestro funeral, y ahí encontraremos la definición personal de como queremos ser recordados.

    Cada etapa de la vida, sea la que sea, y aún en la vejez debemos seguir creciendo como personas. Cambian nuestras posibilidades, nuestros retos, nuestros miedos, nuestros sueños, etc. Pero, siempre hay “asignaturas pendientes”, “cosas por hacer”, “logros que obtener” y “sueños por soñar”. Se puede y se debe aprender a lo largo de toda la vida. Debemos adaptarnos continuamente a la realidad que va cambiando a un ritmo cada vez más acelerado. Pero, hay cosas que nunca cambian y que siempre debemos cultivar. Entre ellas está la risa. La risa es una fuente de salud, en Proverbios 17:22 dice:”Un corazón alegre es como una buena medicina, pero el espíritu deprimido seca los huesos”. Y como dicen los expertos, cuando reímos estimulamos el sistema inmunológico. Reír cura problemas como la depresión, la angustia, la falta de autoestima y el insomnio.

    Hacer ejercicio, también dicen los entendidos que existe una relación entre la práctica habitual de la actividad física y el aumento de la esperanza de vida. Algo que siempre debemos cultivar es la amistad. Hace mucho tiempo Aristóteles escribió: “La amistad es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que habita en dos almas”. Hoy más que nunca, tener amigos es un gran valor. Y sobre todo debemos cultivar nuestra amistad con Dios y amarle cada día más.

    El buen humor, buscar el lado positivo de las cosas, yo reconozco que a veces soy un poco pesimista, saber disfrutar lo que se tiene (Sea mucho o sea poco), aprender a ser tolerante, huir de la rutina, un abrazo sincero,… nos ayuda a superar las decepciones y contratiempos diarios. En definitiva, yo creo que debemos invertir en aquellos que nos hace más persona, más humanos y más cercanos a otros, especialmente a nuestros seres más queridos. Por eso le pido a Dios que me enseñe a contar mis días, de tal modo que traiga a mi corazón sabiduría, como dice en el Salmo 90:12.

2 comentarios to “Llenar los años de vida”

  1. jesus maria garcia esteban said

    Hola Celia ,hoy te escribo como lector de tu relato y no para dar publicidad de la casa en la montaña.Enhorabuena por el pensamiento que has transmitido a traves del blog;es real,atractivo ,ameno,y sobretodo muy práctico.!Que hermoso llegar a esas edades con la cabeza bien situada, en su lugar!Cultivar el intelecto y la forma física.Qué hermoso escuchar a estos ancianos su sabiduría popular.La mejor inversión son nuestros seres queridos,como bien dices.
    Mi mamá tiene 87 años y es dependiente ,y que gran bendición es invertir mi tiempo a cuidarla y ofrecer todo mi amor. Gracias.

  2. Martha Ruth Cid Iñiguez said

    No es lo mismo la vida de años que los años de vida. Esta frase la tengo bien gravada en mi mente y mi corazón. Mi madre fue una guerrera desde que estuvo en el vientre de su madre, y por un milagro Dios le dio la vida, pesando menos de un kilo al nacer y la vivio tan intensamente por 72 años, con once hijos de los cuales yo soy la séptima. Sufrí un accidente a la edad de seis años que me tuvo postra en un hospital, entrando y saliendo de él por doce años, para ingertos y rehabilitación. Cuando los médicos me dieron de alta podia hacer todo, y a las palabras de mi madre me dijo que si tomaba la decisión de servir al Señor haría de mis días victoria tras victoria, una vida de propósito en las manos del Señor, tomé la decisión a la edad de 19 años y así es mi vida ahora. Recuerdo la vida de mi madre y fueron años de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: