Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 26 mayo 2010

Rendirse para tener victoria

Posted by Celia en 26 mayo, 2010

    Muchas personas asocian la palabra rendirse con fracaso. Tengo una amiga que durante el tiempo que llevo de convalecencia me manda mensajes de ánimo y me dice: “No surrender!!” (No rendirse). Es cierto que para superar enfermedades, crisis, problemas, decepciones, etc, es preciso luchar y no rendirse, porque si lo hacemos, podemos caer en un pozo del que luego es complicado salir.

    Pero, a uno de los muchos amigos que les he pedido que oraran para que suelde pronto mi clavícula, me dijo que no iba a soldar ni antes ni después que Dios quisiera. Eso me hizo reflexionar porque es cierto, Dios es soberano y sus pensamientos no son  nuestros pensamientos, como dice en Isaías 55:8. Dios tiene un propósito bueno para nuestras vidas y lo que más le interesa es formar en nosotros su carácter, Romanos 8:28,29. Todo lo que nos ocurre, todo sufrimiento, tribulación, tiene la finalidad de producir en nosotros “un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” 2ª Corintios 4:17. Nosotros muchas veces solo somos capaces de pensar en el día a día pero Dios tiene un pensamiento eterno para nuestras vidas y no tiene prisa. El problema con el que me encuentro cuando mis pensamientos no coinciden con los de Dios, cuando el periodo de prueba se alarga, es que me canso y me entristezco.

    Todo esto me ha llevado a buscar a Dios en oración y en su Palabra (La Biblia) y he estado meditando en pasajes como 1ª Samuel 1. Allí leo como Ana sufría mucho a consecuencia de su esterilidad. En los versículos 10,11 dice que :”con amargura de alma, oró a Dios y lloró desconsoladamente, e hizo voto”. En el versículo 18 dice que Ana se levantó de orar ese día y no estuvo más triste. Porque en medio de su aflicción se rindió a Dios y le ofreció lo que más deseaba. Jeremías, uno de los grandes profetas de la Biblia, soportó persecución y su misión fue un fracaso a los ojos de la sociedad, dice en Jeremías 15:18 : “¿Por qué ha sido continuo mi dolor y mi herida incurable ha rehusado ser curada?”. Dios lo lleva a la casa del alfarero en Jeremías 18 y le hace ver, que sería maravilloso que el barro siempre se sometiera a las manos del alfarero. En medio de sus luchas Jeremías se rinde y dice: “¡Me sedujiste, Señor, y yo me dejé seducir!. Fuiste más fuerte que yo, y me venciste”. Jeremías 20:7. Job, atravesó el horno del dolor pero se rindió y reconoció los propósitos de Dios, Job 23:10. Los tres hebreos que fueron lanzados al lago de fuego, descubrieron que el alfarero estaba allí con ellos. Daniel 3: 19-25. Dios sabe cuánto calentar el horno; sabe cuanto podemos soportar 1ª Corintios 10:13. Cuando las pruebas salen al paso, lo más sabio por nuestra parte es rendirnos y permitir a Dios que haga su voluntad en nuestra vida, porque el resultado va a ser glorioso.

Anuncios

Posted in Uncategorized | 4 Comments »

Sorpresas

Posted by Celia en 18 mayo, 2010

    El viernes de la semana pasada llamaron al timbre de la casa de mi hermana, donde estoy viviendo ahora, diciendo: “Flores para Celia Casalengua”. ¡¡Vaya sorpresa!!. No me lo podía creer, un ramo de rosas preciosas (el de la foto). Un montón de preguntas vinieron a mi mente: ¿Quién las manda? ¿Por qué? ¿Por qué hoy?. Las dos primeras preguntas tenían fácil respuesta por que iban acompañadas de una tarjeta. Para responder a la  tercera pregunta había una pista en la tarjeta pero tuve que recapitular en mis pensamientos para encontrar la respuesta.

    Hay personas que les gusta sorprender en fechas señaladas para hacer de ese día un día especial con el fin de recordarlo con mucho cariño. A otros no les gusta ser predecibles, lo que quieren es sorprender, impactar, crear experiencias para vivir momentos únicos. Por eso, invierten en crear momentos románticos, momentos de ocio, de diversión, momentos para liberar adrenalina, momentos de relax, etc. Tanto a unos como a otros, les gusta dibujar sonrisas, hacer felices a las personas que quieren, crear recuerdos positivos para toda la vida.

    Una sorpresa es algo repentino, inesperado, que rompe con la cotidianidad. Las sorpresas despiertan nuestra curiosidad y captan nuestra atención de tal forma que dejamos todo lo que estamos haciendo o pensando y hace que nuestra mente se centre en lo que acaba de ocurrir. Por ejemplo: una fiesta de cumpleaños, un viaje, un regalo, una cena romántica, un examen etc. Hay sorpresas positivas y también las hay negativas. Pero, obviamente estoy hablando de las sorpresas positivas que tienen un efecto poderoso en las personas que queremos atraer.

    Para que sea una buena sorpresa tenemos que escuchar activamente y desarrollar la creatividad e ingenio. Debemos estar atentos a los detalles. Por ejemplo, si escuchamos a un/a amigo/a decir: “El color de esta camisa es guay”, eso no significa que vamos a comprarle esa camisa, pero ya sabemos que color le gusta en una prenda de vestir. Cuando le regalemos ropa, seguro que vamos a acertar e incluso podemos decir: “bueno, sabía que ese color te gustaba”. Eso dará la sensación de que somos personas que escuchamos y hacemos uso inteligente de la información. La creatividad está relacionada con la habilidad en el uso de los recursos y con lo que queremos comunicar, ya sean pensamientos, sentimientos, intenciones o propósitos. Recuerdo, que en una ocasión me enviaron un paquete con un mensajero y cuando lo abrí me encontré con una caja muy bonita que dentro llevaba un CD de música romántica y alrededor bombones colocados de una forma muy original. Por eso, los regalos, las sorpresas, son mensajeros de la relación entre estas personas. Cuando damos un obsequio, estamos transmitiendo a la otra persona lo que significa para nosotros, estamos creando una conexión emocional y enriquecemos la relación.

    La Biblia dice en 1ª Corintios 2:9, “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman”. El, nos regala cada día cosas muy preciosas. Por eso, quiero seguir sorprendiéndome viendo un amanecer, los campos llenos de flores, la sonrisa de un niño o sencillamente por el hecho de estar viva. Como dice en Santiago 1:17; “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, de Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”. Dios está detrás de todas las sorpresas y cosas buenas que recibimos en la vida. Es un Dios que todavía sigue haciendo milagros, como los hizo cuando estuvo en la Tierra. Solamente tenemos que mirar a Cristo a los ojos, a través de la fe, y El nos hará caminar sobre las aguas. Mateo 14:22-32

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Desafíos

Posted by Celia en 10 mayo, 2010

    Esta semana me escribió un amigo y me dijo que le gustaban los retos, los desafíos, las cosas difíciles. También recibí una presentación de power point que decía que las personas prosperan más cuando hay un desafío en su medio ambiente.

    Los desafíos se nos presentan a diario, a veces son pequeños y a veces grandes, sencillos o complicados. Según vamos caminando por la vida nos encontramos con desafíos personales, familiares, laborales, económicos, sociales, etc… En un mundo en permanente y vertiginosa mudanza, en constante innovación, tener una carrera o un empleo no es ninguna garantía. Es muy importante entrar en un proceso de formación continua, lo que aprendimos ayer seguramente necesite constantes revisiones, abrir nuestros horizontes y pensar que lo que ha funcionado toda la vida no tiene porque funcionar hoy. Los desafíos sacan a relucir lo mejor de nosotros mismos, nos ayudan a aprender cosas nuevas y a desarrollar nuevas habilidades. Porque como decía Einstein, lo importante no es el conocimiento sino la imaginación. No es hasta que nos encontramos frente a situaciones adversas, de las que no podemos escapar, que no nos damos cuenta que hay cosas que son posibles para nosotros que ni siquiera antes se nos habían ocurrido. En esos momentos, nos encontramos totalmente motivados para sacar fuerzas de nuestra debilidad, para buscar soluciones creativas y originales. También nos ayudan a ser más flexibles, comunicativos, tolerantes y a la vez firmes en nuestras convicciones.

     ¿Qué ocurre cuando el desafío se presenta como un gigante insuperable?. Porque es muy probable que tengamos que enfrentarnos a situaciones que requieran más sabiduría, más fuerzas y habilidad de la que poseemos. Esos momentos son muy importantes para nuestro crecimiento espiritual y para poner en práctica lo que decimos que creemos. Sanatás tratará de hacernos sentir inadecuados, inseguros, derrotados y desalentados. Pero, Dios tiene un plan para desarrollar nuestra fe y dependencia de El. “Si grande es la prueba, mayor es su gracia” 2ª Corintios 12:9.

    ¿Cómo debemos enfrentar un desafío? En primer lugar debemos buscar la voluntad de Dios en oración como hizo Nehemías cuando recibió el desafío de reconstruir los muros de Jerusalén. Nehemías 1:4. Después de escuchar a Dios y de ver los recursos de los que disponemos, debemos enfrentarnos al gigante como hizo David en 1ª Samuel 17:45; “Tú vienes a mi con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado”.

    Un desafío nos lleva de lo conocido a lo desconocido, muchas veces nos lleva a niveles donde no sabemos cual es el siguiente paso y tenemos que confiar en Dios porque no sabemos lo que hay detrás. Pero, lo maravilloso es que con el desafío descubrimos lo que somos capaces de hacer con el poder de Dios. Nos trae una nueva revelación de quien es Dios y lo que El puede hacer en nuestras vidas. Un desafío nos saca de nuestra comodidad y puede cambiar nuestro destino como hizo con David, que de ser un pastor de ovejas pasó a ser el rey de Israel.

    Mi desafío actual es quedarme quieta en las manos de Dios, confiando en que su poder y su gracia es grande  para conmigo.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Cuando te dan una mala noticia

Posted by Celia en 3 mayo, 2010

     ¿Quién no ha recibido una mala noticia?. Se te estropea el coche, suspendes un examen, tu novio o tu mujer te deja, te detectan una enfermedad, se te pierde el móvil, etc. Dependiendo de las expectativas, de la importancia o valor que le demos a lo ocurrido vamos o reaccionar de una manera u otra.

    Esta semana he ido al traumatólogo y esperaba feliz que me dieran los resultados de la resonancia magnética. Pero, cual ha sido mi sorpresa, que me han dicho que el hueso todavía no está totalmente pegado, os podéis imaginar el disgusto que me he llevado. Dice la traumatóloga que es una rotura complicada porque hay mucho trozos que tienen que pegar. En especial hay un trozo en el centro al cual no le llega la sangre y ese es el que está haciendo que vaya más lento. Pero que estoy todavía dentro de lo que se considera un plazo normal, que son seis meses, si en ese tiempo no suelda me tendrian que operar. De momento la traumatóloga me ha dado cita para dentro de un mes. Mi primera reacción fue negarlo; “no puede ser” “no me lo puedo creer” “no me diga eso”. Después de confirmarme que eso es lo que había, empezaron a caerme unas lagrimitas por mis mejillas que trate de contener. De vuelta a la casa de mi hermana, no podía dejar de darle vueltas a la noticia que me habían dado y a todas las implicaciones que tenía. Porque las consecuencias de la mala noticia no eran solo para mi.

    Un buen amigo me dijo que considerara que había como mínimo un 1% de posibilidades de que no me quitaran las correas que inmovilizan mis hombros y que me preparara para eso. Pero no se, creo que generalmente no estamos preparados para recibir una mala noticia. Esa tarde no quería hablar con nadie, no tenía ganas de comer, pensaba que eso era demasiado para mi, tenía ganas de perderme, las lágrimas brotaban de mis ojos y clamaba. ¡Señor, ayúdame por favor!. Entonces, Dios mandó sus ángeles para socorrerme. Esas personas que me quieren y que están cerca para animarme y alentarme.

    Para no venirse abajo después de que nos dan una mala noticia es importante y necesario comunicar nuestra situación a las personas más allegadas, ellos serán nuestro primer punto de apoyo en estos momentos difíciles, tanto a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Necesitamos tiempo para asimilar la mala noticia, pero también hablar y expresar emociones. Tener a alguien que nos sostenga en oración, que nos pase un pañuelo, nos de un beso o un abrazo que nos haga sentir el calor y el consuelo que tanto necesitamos en ese momento. Entonces, algo ocurre dentro de ti y se activa la fe, la confianza, la convicción de que algo pasará. Dios mismo pone en tu corazón una paz que sobrepasa todo entendimiento, te hace confiar y a partir de ese momento, ese problema, ahora es el problema de Dios. Sientes que sus palabras se hacen reales para ti; “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré. siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” Isaías 41:10.

    Al día siguiente en mi búsqueda de Dios y de respuestas, volví de nuevo al libro de Job y me dí cuenta de que mi reacción estaba muy lejos de la de Job cuando le comunicaron noticias muy malas y difíciles de digerir. Job se postró en tierra y adoró a Dios, reconocio que El es soberano para hacer o permitir, lo que crea conveniente en nuestras vidas.

    Después de una mala noticia siempre hay que hacer ajustes, cambio de planes, volver a reestructurar la vida. Te das cuenta que tienes que adoptar un estilo mental más flexible y tolerante. Es el momento de considerar todas las opciones de las que dispones. Leí en una ocasión que si puedes, es muy bueno reunir a varios amigos y si no puede ser, habla con ellos por teléfono o por correo electrónico y les expones el problema, les pides que te propongan soluciones al azar con respuestas cortas y sin mucha reflexión previa, sin importar lo absurdas o estúpidas que parezcan, incluso les animas a que expongan sus ideas más graciosas. Yo no lo he hecho, pero varias personas me han enviado correos con sugerencias para aprovechar bien este tiempo.

    Es importante recobrar el ánimo, “El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado?” Proverbios 18:14. Cuando nos desanimamos vemos los obstáculos mucho más grandes de lo que son. Además, el ánimo favorece nuestra  recuperación. Por eso es necesario buscar el lado positivo a lo que nos ocurre. Por ejemplo, si tienes que dejar el coche durante mucho tiempo en el taller, piensa que ello te dará la oportunidad de leer un buen libro, contemplar la ciudad desde el transporte público y te evitará el estrés del volante. Me sorprendió mucho escuchar a una chica a la que había diagnosticado un cáncer decir que, antes de que eso ocurriera, estaba atravesando una depresión muy fuerte y lo único que deseaba en ese momento era morirse. Pero gracias al cáncer se dio cuenta de que realmente quería vivir. Eso le había dado mucha fuerza para luchar contra la enfermedad y para ver la vida de otra manera.

    A mi lo que más ánimo me da, es saber que todo lo que nos ocurre a los que amamos a Dios tiene un propósito Romanos 8:28. Nuestro sufrimiento, nuestro dolor forma parte de un plan diseñado por Dios para moldear nuestro carácter y nuestras vidas. El quiere que aprendamos y valoremos aquello que de otra forma no lo haríamos.

Posted in Uncategorized | 3 Comments »