Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Cuando te dan una mala noticia

Posted by Celia en 3 mayo, 2010

     ¿Quién no ha recibido una mala noticia?. Se te estropea el coche, suspendes un examen, tu novio o tu mujer te deja, te detectan una enfermedad, se te pierde el móvil, etc. Dependiendo de las expectativas, de la importancia o valor que le demos a lo ocurrido vamos o reaccionar de una manera u otra.

    Esta semana he ido al traumatólogo y esperaba feliz que me dieran los resultados de la resonancia magnética. Pero, cual ha sido mi sorpresa, que me han dicho que el hueso todavía no está totalmente pegado, os podéis imaginar el disgusto que me he llevado. Dice la traumatóloga que es una rotura complicada porque hay mucho trozos que tienen que pegar. En especial hay un trozo en el centro al cual no le llega la sangre y ese es el que está haciendo que vaya más lento. Pero que estoy todavía dentro de lo que se considera un plazo normal, que son seis meses, si en ese tiempo no suelda me tendrian que operar. De momento la traumatóloga me ha dado cita para dentro de un mes. Mi primera reacción fue negarlo; “no puede ser” “no me lo puedo creer” “no me diga eso”. Después de confirmarme que eso es lo que había, empezaron a caerme unas lagrimitas por mis mejillas que trate de contener. De vuelta a la casa de mi hermana, no podía dejar de darle vueltas a la noticia que me habían dado y a todas las implicaciones que tenía. Porque las consecuencias de la mala noticia no eran solo para mi.

    Un buen amigo me dijo que considerara que había como mínimo un 1% de posibilidades de que no me quitaran las correas que inmovilizan mis hombros y que me preparara para eso. Pero no se, creo que generalmente no estamos preparados para recibir una mala noticia. Esa tarde no quería hablar con nadie, no tenía ganas de comer, pensaba que eso era demasiado para mi, tenía ganas de perderme, las lágrimas brotaban de mis ojos y clamaba. ¡Señor, ayúdame por favor!. Entonces, Dios mandó sus ángeles para socorrerme. Esas personas que me quieren y que están cerca para animarme y alentarme.

    Para no venirse abajo después de que nos dan una mala noticia es importante y necesario comunicar nuestra situación a las personas más allegadas, ellos serán nuestro primer punto de apoyo en estos momentos difíciles, tanto a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Necesitamos tiempo para asimilar la mala noticia, pero también hablar y expresar emociones. Tener a alguien que nos sostenga en oración, que nos pase un pañuelo, nos de un beso o un abrazo que nos haga sentir el calor y el consuelo que tanto necesitamos en ese momento. Entonces, algo ocurre dentro de ti y se activa la fe, la confianza, la convicción de que algo pasará. Dios mismo pone en tu corazón una paz que sobrepasa todo entendimiento, te hace confiar y a partir de ese momento, ese problema, ahora es el problema de Dios. Sientes que sus palabras se hacen reales para ti; “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré. siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” Isaías 41:10.

    Al día siguiente en mi búsqueda de Dios y de respuestas, volví de nuevo al libro de Job y me dí cuenta de que mi reacción estaba muy lejos de la de Job cuando le comunicaron noticias muy malas y difíciles de digerir. Job se postró en tierra y adoró a Dios, reconocio que El es soberano para hacer o permitir, lo que crea conveniente en nuestras vidas.

    Después de una mala noticia siempre hay que hacer ajustes, cambio de planes, volver a reestructurar la vida. Te das cuenta que tienes que adoptar un estilo mental más flexible y tolerante. Es el momento de considerar todas las opciones de las que dispones. Leí en una ocasión que si puedes, es muy bueno reunir a varios amigos y si no puede ser, habla con ellos por teléfono o por correo electrónico y les expones el problema, les pides que te propongan soluciones al azar con respuestas cortas y sin mucha reflexión previa, sin importar lo absurdas o estúpidas que parezcan, incluso les animas a que expongan sus ideas más graciosas. Yo no lo he hecho, pero varias personas me han enviado correos con sugerencias para aprovechar bien este tiempo.

    Es importante recobrar el ánimo, “El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado?” Proverbios 18:14. Cuando nos desanimamos vemos los obstáculos mucho más grandes de lo que son. Además, el ánimo favorece nuestra  recuperación. Por eso es necesario buscar el lado positivo a lo que nos ocurre. Por ejemplo, si tienes que dejar el coche durante mucho tiempo en el taller, piensa que ello te dará la oportunidad de leer un buen libro, contemplar la ciudad desde el transporte público y te evitará el estrés del volante. Me sorprendió mucho escuchar a una chica a la que había diagnosticado un cáncer decir que, antes de que eso ocurriera, estaba atravesando una depresión muy fuerte y lo único que deseaba en ese momento era morirse. Pero gracias al cáncer se dio cuenta de que realmente quería vivir. Eso le había dado mucha fuerza para luchar contra la enfermedad y para ver la vida de otra manera.

    A mi lo que más ánimo me da, es saber que todo lo que nos ocurre a los que amamos a Dios tiene un propósito Romanos 8:28. Nuestro sufrimiento, nuestro dolor forma parte de un plan diseñado por Dios para moldear nuestro carácter y nuestras vidas. El quiere que aprendamos y valoremos aquello que de otra forma no lo haríamos.

3 comentarios to “Cuando te dan una mala noticia”

  1. Ricardo said

    Lo bueno de los problemas es que nos acercan más a Dios, no? Y si no hubiera guerras, tampoco habría victorias. Mucho ánimo con tus huesitos.

  2. pilar said

    hola de nuevo, que tal??
    es posible que hayas visto o leido la peli de frida calo, es una pintora que supongo conoceras, yo la tengo y me encantará prestartela, es a colación de lo que he leido tuyo. el universo también existe. besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: