Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Desafíos

Posted by Celia en 10 mayo, 2010

    Esta semana me escribió un amigo y me dijo que le gustaban los retos, los desafíos, las cosas difíciles. También recibí una presentación de power point que decía que las personas prosperan más cuando hay un desafío en su medio ambiente.

    Los desafíos se nos presentan a diario, a veces son pequeños y a veces grandes, sencillos o complicados. Según vamos caminando por la vida nos encontramos con desafíos personales, familiares, laborales, económicos, sociales, etc… En un mundo en permanente y vertiginosa mudanza, en constante innovación, tener una carrera o un empleo no es ninguna garantía. Es muy importante entrar en un proceso de formación continua, lo que aprendimos ayer seguramente necesite constantes revisiones, abrir nuestros horizontes y pensar que lo que ha funcionado toda la vida no tiene porque funcionar hoy. Los desafíos sacan a relucir lo mejor de nosotros mismos, nos ayudan a aprender cosas nuevas y a desarrollar nuevas habilidades. Porque como decía Einstein, lo importante no es el conocimiento sino la imaginación. No es hasta que nos encontramos frente a situaciones adversas, de las que no podemos escapar, que no nos damos cuenta que hay cosas que son posibles para nosotros que ni siquiera antes se nos habían ocurrido. En esos momentos, nos encontramos totalmente motivados para sacar fuerzas de nuestra debilidad, para buscar soluciones creativas y originales. También nos ayudan a ser más flexibles, comunicativos, tolerantes y a la vez firmes en nuestras convicciones.

     ¿Qué ocurre cuando el desafío se presenta como un gigante insuperable?. Porque es muy probable que tengamos que enfrentarnos a situaciones que requieran más sabiduría, más fuerzas y habilidad de la que poseemos. Esos momentos son muy importantes para nuestro crecimiento espiritual y para poner en práctica lo que decimos que creemos. Sanatás tratará de hacernos sentir inadecuados, inseguros, derrotados y desalentados. Pero, Dios tiene un plan para desarrollar nuestra fe y dependencia de El. “Si grande es la prueba, mayor es su gracia” 2ª Corintios 12:9.

    ¿Cómo debemos enfrentar un desafío? En primer lugar debemos buscar la voluntad de Dios en oración como hizo Nehemías cuando recibió el desafío de reconstruir los muros de Jerusalén. Nehemías 1:4. Después de escuchar a Dios y de ver los recursos de los que disponemos, debemos enfrentarnos al gigante como hizo David en 1ª Samuel 17:45; “Tú vienes a mi con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado”.

    Un desafío nos lleva de lo conocido a lo desconocido, muchas veces nos lleva a niveles donde no sabemos cual es el siguiente paso y tenemos que confiar en Dios porque no sabemos lo que hay detrás. Pero, lo maravilloso es que con el desafío descubrimos lo que somos capaces de hacer con el poder de Dios. Nos trae una nueva revelación de quien es Dios y lo que El puede hacer en nuestras vidas. Un desafío nos saca de nuestra comodidad y puede cambiar nuestro destino como hizo con David, que de ser un pastor de ovejas pasó a ser el rey de Israel.

    Mi desafío actual es quedarme quieta en las manos de Dios, confiando en que su poder y su gracia es grande  para conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: