Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 15 julio 2010

Ilusión es el camino…

Posted by Celia en 15 julio, 2010

    “Ilusión es mi camino, victoria mi destino” Es el lema que figura en el autobus de la selección que ha ganado el mundial.

    Todos hemos escuchado innumerables veces “de ilusión también se vive”. Más bien diría que no se puede vivir sin ilusión porque cuando uno está ilusionado se encuentra altamente motivado, con fuerza, con ánimo para luchar en la vida hasta ganar y conseguir el fin anhelado.

    Tener ilusión es vivir mirando siempre hacia adelante, hacia el porvenir y en consecuencia tener metas, retos, objetivos y planes por cumplir. Nuestras ilusiones están relacionadas con nuestros sueños, con aquello que disfrutamos, con lo que pensamos que realmente merece la pena, con aquello que nos entusiasma, nos da energía, vitalidad, pasión, optimismo.

    Don Quijote decía que, “la felicidad no está en la posada, sino en medio del camino”. Es importante disfrutar del proceso, del día a día, del camino que hay que recorrer para llegar al destino que nos hemos propuesto. En ese caminar nos encontramos con mucho obstáculos, dificultades, distracciones, etc. Pero no debemos amilanarnos ante ellas sino contemplar la realidad que nos toca vivir como una oportunidad para superarnos, para madurar. Es cierto que todos en algún momento nos dejamos llevar por nuestros estados de ánimo pero para obtener la victoria debemos salir cada día a comernos el mundo, con actitud de vencedor porque como dice la Biblia en Romanos 8:37, “Antes, en todas estas cosas, somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”. Nuestras fuerzas, nuestra victoria está en Cristo.

    Interesantes las palabras de Elena Salgado al llegar a Bruselas para participar en una reunión de finanzas de ministros europeos, “Ganar un mundial es una prueba de que cuando nos proponemos algo, lo conseguimos, y que además nos crecemos ante las dificultades. Todo eso es bueno, da confianza en nuestro país, dentro y fuera”. Ganar el mundial no ha sido fácil, ha requerido lucha, esfuerzo, empeño, tesón. Pero es aquello que tanto nos cuesta conseguir lo que más valoramos y después disfrutamos.

    La constancia es necesaria para alcanzar el triunfo, nos hace habituarnos a la lucha diaria y nos prepara para vencer las dificultades. Detrás de un deportista de alto rendimiento, hay muchas horas de entrenamiento, de renuncias en la vida social, de rigurosas dietas alimenticias y un trabajo constante a lo largo de meses y años. Tarde o temprano las dificultades aparecen y el desánimo llamará a nuestra puerta, pero mantenerse en la lucha, no rendirse, ya es una victoria, porque con ella fortalecemos nuestra voluntad y templa nuestro carácter para resistir.

    He disfrutado mucho ver como el mundial ha despertado en todos nosotros un espíritu nacionalista, el sentir de que somos una nación, un pueblo y juntos luchamos por la victoria. Personas que no han nacido en nuestro país, pero que viven dentro de nuestras fronteras han podido sentir que  ” todos somos españoles” porque el futbol proporciona un sentido de arraigo y de pertenencia a muchas personas. Todo esto, ha dejado un poso muy grato en mi, una sensación de que somos un pueblo que si luchamos juntos con ilusión, las dificultades que aparezcan en el camino serán el reto que nos ayudaran a superarnos y alcanzar la victoria.

Anuncios

Posted in Uncategorized | 3 Comments »

Recuperando mi espacio personal

Posted by Celia en 5 julio, 2010

    Después de tres meses y medio en casa de mi hermana dependiendo de ella para las necesidades más básicas y elementales como ducharme, vestirme, partir un filete, etc. Recuperar gran parte de mi autonomía y mi espacio personal ha sido maravilloso.

    Las personas somos seres sociales y yo en este tiempo he disfrutado mucho del amor, la compañía y cuidado de mi hermana, mi cuñado y mis sobrinas. Sabía que en un sentido, cuando me fuera de su casa los iba a echar de menos. Pero a su vez, iba a recuperar mi espacio personal donde están mis cosas, mis libros, mi intimidad, mi individualidad, mi privacidad, mi soledad. Ese espacio propio que nos sirve de refugio físico y emocional, que nos aporta seguridad y donde podemos encontrar libertad y recogimiento. Se trata de una parcela donde definimos nuestros pensamientos y emociones, lo que queremos y lo que no, un espacio donde reflexionamos y examinamos nuestra coherencia e integridad, un lugar para encontrar el equilibrio.

    Hay que estar en el mundo porque formamos parte de él, y hay que tener una habitación propia. El Señor Jesucristo oró por sus discípulos antes de partir de este mundo diciendo: “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal…Santificalos en tu verdad, tu palabra es verdad” Juan 17:15,17. Tu espacio personal es el lugar donde tu decides quien eres y que vas a permitir entrar en tu vida y que no. Jesucristo después de darse un baño de multitudes, de alimentar a cinco mil personas y en numerosas ocasiones, se apartaba  a un monte él solo porque necesitaba su espacio personal, Juan 6:15.

    Tengo unos amigos que en su relación de pareja hacen cosas juntos y cosas separados. Hay espacios que comparten y otros no. Y no creo que deba interpretarse como una falta de amor hacia el otro, sino todo lo contrario, pienso que favorece la unión afectiva de la pareja. Algunos, en la sociedad ególatra en la que vivimos, dirán que es una forma de “hacer su vida” dentro de la relación sin dar explicaciones a nadie. Nada más lejos de la realidad, porque el respeto absoluto hacia el espacio íntimo del otro es compatible con el amor, el altruismo y la compasión. Además es una condición esencial para que la pareja funcione como tal.

    No hay posibilidad de disponer de un espacio personal, si no nos dedicamos tiempo para ocuparnos de nosotros y de nuestras cosas. Para estar solos o en compañía ya sea de personas o cosas que en esos momentos creamos idóneas para satisfacer nuestras necesidades y deseos. Ese espacio es necesario e incluso imprescindible para que nuestras relaciones de pareja, familiares, laborales y sociales en general, sean adultas, sanas y constructivas.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »