Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

“Nada es como lo pintan”

Posted by Celia en 24 agosto, 2011

    “Nada es como lo pintan” Esa es la sensación que he tenido este verano pintando la casa donde voy a vivir. Al elegir los colores, me guié por una foto que tenían en la tienda, y no me dí cuenta que no se trata solamente de gusto sino que hay que tener en cuenta otros factores.

    He aprendido que el color depende de la luz. Según la luz que tenga la habitación se ve de un tono u otro. Es decir, que en la percepción visual, casi nunca se ve un color como es en realidad; nunca se ve tal cual es. Su apreciación varía según los colores que tiene a su lado, de la luminosidad, el matiz y la saturación. También es importante tener en cuenta si es un espacio reducido y oscuro o amplio y luminoso, para elegir colores que aporten luz y amplitud o atrevernos con colores más intensos. Todo eso va a contribuir a crear un ambiente determinado que va a provocarnos una serie de sensaciones y estados de ánimo que nos ayudarán a relajarnos o por el contrario nos harán estar más tensos.

    Eso me ha hecho pensar que todos vemos el mundo de una forma distinta, dado que nuestras experiencias son diferentes. Por eso ninguno lo ve como es. Lo que cada uno de nosotros ve, es una interpretación derivada de las historias que hemos vivido. Los mismos sucesos cada persona los enfoca de manera distinta. Como dicen: “Todo depende del cristal con que se mire” osea de la visión particular que cada persona tiene del mundo, de sí mismo y sobre todo de la luz de la que disponga para mirarlo.

    Jesucristo dijo: “Yo soy la luz del mundo, el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” Juan 8:12. El es luz para su pueblo, pero en este versículo son muy importantes las palabras: “el que me sigue” porque nos comunican la idea de alguien que se entrega por completo a la persona a quien sigue. Recuerdo que cuando me entregué a Cristo mi percepción de la vida y de las circunstancias que me tocaban vivir cambió por completo. Pero también me doy cuenta, que ese “sigue” es un presente continuo, es un seguir diario y de cerca que no debo descuirdar nunca.

5 comentarios to ““Nada es como lo pintan””

  1. Felipe said

    Así es Celia.
    Te animo a que, una vez llegada la normalidad, sigas escribiendo en tu blog.
    Un abrazo

    • diezme said

      Es verdad, tu público literario está ansioso de nuevas meditaciones. Si no tienes tiempo, contrata a un negro y luego tú firmas😉

      • Celia said

        Ja,ja,ja. La verdad es que en estos momentos estoy liadsima pero me anima que me lo digas para seguir escribiendo. Espero que te loe hayas pasado genial este fin de semana y al prximo tambin. Un abrazo

        Celia

        ________________________________

  2. evelyn carolina arriola larios said

    buenisimo q enseñanza tan buena para mi pues ……………

  3. “Nada es como lo pintan” Esa es la sensación que he tenido este verano pintando la casa donde voy a vivir. Al elegir los colores, me guié por una foto que tenían en la tienda, y no me dí cuenta que no se trata solamente de gusto sino que hay que tener en cuenta otros factores.

    He aprendido que el color depende de la luz. Según la luz que tenga la habitación se ve de un tono u otro. Es decir, que en la percepción visual, casi nunca se ve un color como es en realidad; nunca se ve tal cual es. Su apreciación varía según los colores que tiene a su lado, de la luminosidad, el matiz y la saturación. También es importante tener en cuenta si es un espacio reducido y oscuro o amplio y luminoso, para elegir colores que aporten luz y amplitud o atrevernos con colores más intensos. Todo eso va a contribuir a crear un ambiente determinado que va a provocarnos una serie de sensaciones y estados de ánimo que nos ayudarán a relajarnos o por el contrario nos harán estar más tensos.

    Eso me ha hecho pensar que todos vemos el mundo de una forma distinta, dado que nuestras experiencias son diferentes. Por eso ninguno lo ve como es. Lo que cada uno de nosotros ve, es una interpretación derivada de las historias que hemos vivido. Los mismos sucesos cada persona los enfoca de manera distinta. Como dicen: “Todo depende del cristal con que se mire” osea de la visión particular que cada persona tiene del mundo, de sí mismo y sobre todo de la luz de la que disponga para mirarlo.

    Jesucristo dijo: “Yo soy la luz del mundo, el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” Juan 8:12. El es luz para su pueblo, pero en este versículo son muy importantes las palabras: “el que me sigue” porque nos comunican la idea de alguien que se entrega por completo a la persona a quien sigue. Recuerdo que cuando me entregué a Cristo mi percepción de la vida y de las circunstancias que me tocaban vivir cambió por completo. Pero también me doy cuenta, que ese “sigue” es un presente continuo, es un seguir diario y de cerca que no debo descuirdar nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: