Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Archive for 27 marzo 2012

¿Por qué permite Dios esta sequía?

Posted by Celia en 27 marzo, 2012

     Hay personas que viven ajenos a lo que está ocurriendo a nivel económico, la crísis que estamos viviendo, porque a ellos no les falta el trabajo. Otros viven ajenos a la falta de lluvia y están felices porque pueden disfrutar de “buen tiempo”.

A mi me preocupa tanto lo uno como lo otro. En realidad, creo que me inquieta más la sequía porque eso repercute a todos los niveles. La ausencia de lluvia está arrasando las cosechas, tanto de secano como de regadío. Se calcula que las perdidas superan ya, los cien millones de euros. Aumentan los incendios forestales; los embalses están bajando de nivel de manera considerable y quien sabe si este verano no tendremos restriciones de agua. La escasez de lluvía ha imposibilitado la limpieza del aire, y como consecuencia tenemos alta contaminación atmosférica y eso provoca irritación de las vías respiratorias, problemas de asma, broquítis, irritación de los ojos y se disparan los casos de alergias, también repercute en diversas enfermedades vasculares y cardiacas. ¿No es para preocuparse?

    ¿Por qué permite Dios esta sequía? ¿Quiere acaso decirnos algo?. Si leemos el libro de Jeremías vemos que Dios tenía un mensaje para su pueblo con motivo de la sequía, leer Jeremías 14:1 al 15:21. El hombre se cree autosuficiente, no necesita a Dios para nada, pero el único recurso seguro del hombre es Dios.

“Hay entre los ídolos de las naciones quien haga llover? ¿darán los cielos lluvias? ¿No eres tú, Señor, nuestro Dios? En tí, pues, esperamos, pues tu hiciste todas estas cosas? Jeremías 14:22. Los cielos no pueden producir lluvia aparte de Dios. Si olvidamos a Dios, no hay ninguna ayuda para nosotros.

En Jeremías 2:13 dice: “Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cabaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua”

“Y no dijeron en su corazón: Temamos ahora a Jehová Dios nuestro, que da lluvia temprana y tardía en su tiempo, y nos guarda los tiempos establecidos de la siega. Vuestras iniquidades han estorbado estas cosas, y vuestros pecados apartaron de vosotros el bien” Jeremías 5:24-25

Quizás ha llegado el tiempo de examinarnos, de ver como estamos viviendo nuestras vidas o donde estamos poniendo nuestro corazón. Es posible que aparentemente estemos viviendo vidas piadosas pero nuestro corazón este lejos de Dios; “…con sus labios me honran, pero su corazón está lejos de mi” dice Isaías 29:13. Todo esto me hace reflexionar y preguntarme si no seremos víctimas de la apatía, si nuestras oraciones no han perdido fervor y no dejan de ser rutinarias; si nos estaremos dejando llevar por la inercia, lo politicamente correcto y estaremos viviendo en la mediocridad espiritual. ¿Nos estamos dejando influir más por el mundo que por el Espíritu Santo?  ¿Nos falta pasión por Cristo y nos hemos olvidado de el compromiso y las implicaciones de nuestra fe?

Creo que la mayor necesidad de nuestra alma es de sed de Dios; “Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo” Salmo 42:2, no de religión sino de Dios. De buscar a Dios y buscarle de todo corazón y entonces correran de nuestro interior rios de agua viva. Juan 7:38. Y quien sabe si también Dios derramará su lluvia sobre nosotros.

Posted in Uncategorized | 3 Comments »