Conociendo al Verbo de Dios

Id y haced discípulos – El Blog de Celia Casalengua

Estamos de paso

Posted by Celia en 14 junio, 2012

    Vivo junto al Camino de Santiago y cada día veo pasar personas caminando, cargadas con sus mochilas que me hacen recordar que en esta vida estamos de paso.

Si miramos hacia atrás y pensamos en lo que hemos vivido, nos damos cuenta, que todo ha pasado rápido. “Porque ¿qué es nuestra vida? Ciertamente es neblina que se aperece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” Santiago 4:14. Esta realidad, nos recuerda que somos humanos, y que la muerte está siempre a nuestro lado, que en cualquier momento puede alcanzarnos. La vida es corta y hay que saborearla profundamente.

¿A qué sabe tu vida? ¿Vives un momento dulce o amargo? El gran sabio Salomón dijo en su libro de Eclesiastés : “En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él”. Ecle. 7:14

Una vecina de mi madre tiene cancer y le hablé de la importancia de  la fe en estos momentos difíciles, a lo que ella contestó: que la poca fe que tenía la había perdido porque no se merecía esto. Sin embargo la Biblia dice que  estas cosas nos pueden acontecer a todos, independientemente de que seamos buenos o malos, Eclesiastes 9:2. La enfermedad es el resultado de vivir en un mundo caído; no es cuestión de merecerla o no.
Aunque en realidad, lo que todos y cada uno de nosotros merecemos es ir al infierno por nuestro pecado. Pero Dios, que es rico en misericordia, envió a su Hijo Jesucristo para pagar en la cruz el castigo de nuestro pecado. Cuando creemos que ese sacrificio es el único remedio a nuestro pecado, nos arrepentirnos y recibimos a Cristo en nuestro corazón, no solo obtenemos la vida eterna, sino que también descubrimos que tanto los días del bien como los día de la adversidad, tienen sentido e incluso podemos gozarnos tanto en los unos como en los otros.

    Muchos agobiados por sus sufrimientos, experiencias negativas y frustraciones, no esperan ya nada “de la vida” y han abandonado la busqueda de Aquel que verdaderamente los hará felices. No creen en Dios ni esperan en El. Procuran “pasarlo bien” y “disfrutar del momento” mientras que puedan y como puedan, pero en realidad lo que experimentan es el sinsabor de vivir una vida alejada de Dios.

Esta vida es la única que tenemos aquí en la tierra, “bajo el sol” como dice Salomón en su libro de Eclesiastés. El tiempo no espera a nadie, mientras estemos vivos tenemos esperanza de reencontrarnos con nuestro Creador, Eclesiastés 9:4 y recibir el regalo maravilloso de su amor, verdadera fuente de paz y seguridad independientemente de las circunstancias que nos toquen vivir.

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni angeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo povenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni niguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 8: 35-39

A los que aman a Dios todas las cosas le ayudan para bien, ¡Qué promesa tan maravillosa! Podemos atesorar cada momento de nuestra vida como un regalo de Dios, como una oportunidad única de darle gloria a El.
Dios permite la prueba en nuestra vida, nos sostiene en medio de ella y nos da la victoria. Pero, para que eso sea así, debemos cultivar una relación íntima  y cercana con Dios cada día,  porque en esta vida estamos de paso y vamos a Su encuentro.

 

Una respuesta to “Estamos de paso”

  1. Marian said

    Hola mi querida Celia. Muy buena reflexión. Gracias por recordarme que es importante estar gozosos en medio de todo. La vida tiene sus alegrías y sus sin sabores, pero en medio de todo, Dios nos ayuda a soportar y a crecer, además de que nos da paz y gozo en medio de los momentos de adversidad. Un Salmo que siempre viene a mi mente cuando estoy pasando por momentos de prueba es el Salmo 23. Me da aliento leerlo y recordarlo porque me veo reflejada en todo lo que dice y me recuerda que soy hija del Dios todo poderoso y que Él es mi pastor y por eso nada me va a faltar.
    En ocasiones nos olvidamos que estamos de paso por este mundo, que como dices, la muerte nos acompaña desde el mismo momento que nacemos, por no decir antes. El Rey Salomón en el ocaso de su vida llegó a una conclusión que debe marcar nuestra manera de vivir esta vida pasajera: “El fin de todo discurso oído es este: Teme a Dios y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre” Eclesiastés 12.13
    Un fuerte abrazo y bss mi querida amiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: